Arreglarán un solar al lado de la estación de autobuses
ayuntamiento de toledo

Arreglarán un solar al lado de la estación de autobuses

Se trata de una parcela entre la calle Salto del Caballo y la de Castilla-La Mancha

Actualizado:

El Ayuntamiento de Toledo sigue con las obras del entorno de la estación de autobuses y una más va a ser la llevada a cabo en una parcela situada entre la calle Salto del Caballo y la calle Castilla-La Mancha. Su coste va a ser de 62.900 euros y la empresa Isolux Corsán es la que se lo ha comprado al agente urbanizador y la que realizará los trabajos que comenzarán a finales del mes de abril.

Esta actuación fue presentada por el concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Nicolás, y por el alcalde Emiliano García-Page, quien manifestó que este proyecto va a producir «una sensación extraña porque es uno de esos muchos solares chapuzas que había en Toledo y que en las últimas 2 ó 3 décadas no se ha metido mano». Además, según destacó el alcalde de Toledo, se trata de una obra «sin cargo alguno a las arcas municipales ni de la Junta, ya que ésta no va a poner ni un euro».

El alcalde subrayó la importancia de esta obra por tres razones principales. En primer lugar, «porque esta era la típica situación en la que si la Administración no está pendiente, se pierden todos los derechos exigidos a las empresas, que terminan por no cumplir sus compromisos».

En segundo lugar, esta actuación responde a una idea que expresó Page y es que «independientemente de las grandes estrategias de ciudad, es determinante seguir dando pedales para salir de la crisis y este es un pedal más». Y, en definitiva, señaló, se trata de «dignificar una zona que clamaba al cielo y cambiar la imagen de la ciudad, que ha cambiado mucho en los últimos años».

Por eso, García-Page se mostró muy satisfecho porque se va a redondear una zona en la que se ha invertido mucho dinero en los últimos años, la estación de autobuses, que será acompañada con actuaciones en el alumbrado público o cambio de acerado.

«Zona degradada»

El concejal de Urbanismo y Vivienda explicó que la parcela donde se va a actuar es un «lugar degradado históricamente» que cuando se hizo la urbanización del Palacio de Justicia existía el compromiso de hacer una zona verde. En esta zona, dijo Nicolás, había dos parcelas del agente urbanizador y una de una propietaria privada, con un litigio que perdió el Ayuntamiento por la valoración de su propiedad, sin llegar a un acuerdo que ahora sí se ha producido.

La obra consistirá en la consolidación de un terraplén que tiene más de 7 metros de altura en la calle de Castilla-La Mancha, donde se hará una pared de hormigón de unos dos metros y medio, además de un relleno de tierra para vegetación y una zona de rodadura con una inclinación de un 45% de una escollera de piedra.

Javier Nicolás indicó que también se va a hacer una rectificación importante de la inclinación de las escaleras de bajada de la calle de Castilla-La Mancha y, una vez terminada la obra, se va a hacer una plantación de árboles y limpieza de los terraplenes laterales. Y, en cuanto a las ruinas de una vivienda que hay en la parte alta de las escaleras, se van a derruir y se cubrirán de tierra.

«Es una obra cuya importancia económica es pequeña pero su significado simbólico es muy grande, al ser la espinita clavada del alcalde», concluyó el concejal, quien expresó además que esta zona era un «peligro por la vivienda en ruinas y un posible corrimiento de tierras por las lluvias».