Sala de exposiciones del museo taurino de Las Ventas con bustos de grandes figuras del toreo
Sala de exposiciones del museo taurino de Las Ventas con bustos de grandes figuras del toreo - ISABEL PERMUY

La Comunidad de Madrid ampliará el Museo Taurino de Las Ventas

El Gobierno regional quiere promover el turismo taurino en la región consolidando la Plaza madrileña

Actualizado:

La Comunidad de Madrid ampliará el Museo Taurino de la plaza de toros de Las Ventas para dar acceso a más turistas a que puedan contemplar esta joya cultural de la región. que cuenta con más de 250 piezas (esculturas y bustos, cabezas de toro, estoques, capotes, muletas o diferentes vestidos de torear). Algunas de estas piezas son inéditas, como el vestido que «Manolete» lució en Linares la tarde de su muerte en 1947.

Esta medida permitiría incrementar hasta en un 30% el número de visitas al Museo Taurino que hasta el momento ha recibido cerca de 24.000 visitas lo que constata el interés por la Fiesta de los Toros tanto de los madrileños como de las personas que visitan la Comunidad de Madrid.

Los meses de mayor afluencia han sido los de abril y mayo que coinciden con la celebración de las primeras corridas de toros de la temporada y la Feria de San Isidro. La mayoría de los visitantes proceden de Francia e Italia, seguidos de los norteamericanos, alemanes, británicos y de países orientales.

Uno de los objetivos del Gobierno regional es promocionar y fomentar el turismo taurino. Para ello se iniciarán una serie de contactos con los municipios de la región que cuenten con una plaza de toros destacada como Aranjuez o Colmenar Viejo. Asimismo, se intensificarán las relaciones en este sentido con la plaza de toros de La Maestranza de Sevilla.

Agencias de viaje

Paralelamente, la Comunidad de Madrid abrirá una vía de diálogo con las agencias de viajes (touroperadores) que operan en Madrid capital con el objetivo de que incluyan en sus paquetes turísticos la visita al Museo Taurino. Las últimas piezas incorporadas al Museo Taurino, además del traje de Cristina Sánchez, son un retrato de Domingo Ortega, obra de Ignacio Zuloaga, dos obras del ilustrador sevillano Andrés Martínez de León, un traje de la torera Maribel Atienza y el capote con el que Cayetano Rivera Ordóñez toreó en la Corrida de la Beneficencia de 2008, en la que confirmó su alternativa y que regaló a la expresidenta de regional Esperanza Aguirre, que a su vez cedió al museo al abandonar su cargo.

Hay que recordar que la Comunidad de Madrid fue pionera en declararla Bien de Interés Cultural, en abril de 2011, abriendo así el camino a otras iniciativas, y defendió la importancia de seguir fomentando la afición por una parte muy importante de la cultura española.

Más de 60 años de vida

El Museo Taurino de Las Ventas se inauguró en 1951, en tiempos de la antigua Diputación de Madrid y su puesta en marcha fue posible gracias a las donaciones de particulares. En todo este tiempo, la galería ha ido creciendo con el depósito de la Asociación de Auxilio Mutuo de Matadores de toros y con donaciones particulares de toreros, como Gregorio Sánchez «Antoñete», Julio Aparicio, Paco Camino o Cayetano Rivera Ordóñez.

Consta de cinco salas que ocupan una superficie de 580 metros cuadrados en los que se pueden ver diversos objetos históricos, como el traje que «Manolete» lució en Linares la tarde de su muerte en 1947, citado anteriormente; así como grabados de Goya, esculturas de Mariano Benlliure, obras de pintores de gran talla, como Miquel Barceló o Eduardo Arroyo, así como las cabezas de toros como los Miura «Jocinero» y «Perdigón» que hirieron de muerte en Las Ventas, a los diestros Pepete y El Espartero.

En los años noventa, se realizó un rediseño del Museo y en 2011 se finalizó una importante reforma que permitió la renovación y modernización de la galería, convirtiéndola en un espacio luminoso, ordenado temáticamente según las épocas.

El consejero Salvador Victoria pone de relieve el incremento del número de visitas de grupos de estudiantes y personas mayores, así como el notable interés que despiertan los asuntos taurinos en los turistas que vienen a Madrid.