Los Jardines de Sabatini entran a escena
La cantaora Lole Montoya y su hija Alba Molina, el año pasado, en el ciclo flamenco de los Jardines de Sabatini - alberto martin
veranos de la villa

Los Jardines de Sabatini entran a escena

El coro y la orquesta de la Comunidad inauguran este sábado el escenario, que se pone flamenco la próxima semana

Actualizado:

El programa de conciertos del festival Veranos de la Villa se estrena, a partir de mañana, en los Jardines de Sabatini, un impresionante escenario que durante la próxima semana acogerá, como en años anteriores, el ciclo de flamenco.

La Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid ( ORCAM) toma este sábado la iniciativa. El domingo le seguirá Paloma San Basilio, que se despide de la música. Dentro de su gira «Hasta siempre», con la que rinde homenaje a su público, ofrece un concierto para el que se han agotado las entradas.

Los días 8, 9 y 10 de julio, los Jardines de Sabitini se ponen muy flamencos. Se llenarán de arte con Estrella Morente; el homenaje de la bailaora Pastora Galván a Carmen Amaya, y la actuación del guitarrista y cantante Raimundo Amador, que propone un espectáculo de mestizaje con Jorge Pardo como artista invitado.

El 11 de julio, Tamara y Moncho ofrecerán el espectáculo «Encadenados», que debe su nombre al disco que han grabado juntos, donde desgranan páginas gloriosas del bolero.

Todos los conciertos empiezan a las 22.00 horas y tienen un precio único de 25 euros.

El recital de la ORCAM

Bajo la dirección de José Ramón Encinar, la Orquesta y Coro de la Comunidad ofrecerá un repertorio basado en la relación de los compositores con Casas Reales europeas, que comienza con el himno «Letthyhand» de Georg Friedrich Haendel, encargo que se le hizo para la coronación del futuro rey Jorge II de Inglaterra.

No puede faltar «El Concierto de Aranjuez», de Joaquín Rodrigo, inspirado en la residencia primaveral de la monarquía, que da nombre al recital. Además, se escuchará la obra «Tres sonatas del Padre Antonio Soler», director del coro de la capilla de San Lorenzo de El Escorial, que tuvo relación con Carlos III en la orquestación de Antón García Abril.

El broche final lo pondrá la «Obertura 1812» de Chaikovski, encargada por el zar Alejandro II para celebrar su vigésimoquinto año de mandato y como conmemoración de la batalla de Borodino.