Pazguato y fino

Yo le entiendo

Quiénes se habrán creído en Xuntos para decir a la Justicia qué investigar

Actualizado:

Se ha revuelto el fiscal superior de Galicia porque una plataforma ciudadana ha osado señalarle con dedo acusador de dónde sale cierto olor de podredumbre en el Concello de Vigo. Quiénes se habrán creído esos individuos para decirle a la Justicia lo que tiene que hacer, a quién hay que investigar, qué conductas hay que perseguir con mano dura y qué denuncias responden a un cariz meramente electoral. Hasta aquí podíamos llegar, que un puñado de personas tengan la osadía de darles lecciones en la lucha contra las prácticas irregulares a los custodios del Código Penal.

Es cuestión de empatizar con Carlos Varela, sus subordinados y los compañeros de oficio judicial. En Compostela hay una juez —vieja conocida de concejales y periodistas del espectro ideológico conservador— enredada en imputar a una concejala por pedirle a otro edil que le levantase una multa, ingente delito merecedor de que sobre él recaiga todo el peso de la Justicia.

Por Lugo, hay otra magistrada que imputa a alcaldes basándose en grabaciones sin contraste pericial e informes chapuceros de Aduanas, en chismes y rumores que terceros dicen haber oído pero sin la más mínima prueba o evidencia, en pinchazos telefónicos interpretados de manera torticera. Otras togas abren macrocausas con vicios de nulidad que se archivan años después para bochorno colectivo, e incluso los hay que ven tramas orquestadas y orquestables donde no hay sino un cúmulo de suposiciones sin fondo. Yo entiendo a Carlos Varela. No queda tiempo para investigar ese aroma rancio que emana de la Plaza do Rei...