El exalcalde de Vigo Carlos Príncipe ha sido expulsado del PSOE por desvelar los «enchufes» de Caballero
El exalcalde de Vigo Carlos Príncipe ha sido expulsado del PSOE por desvelar los «enchufes» de Caballero - m. muñiz

Carlos Príncipe: «La sociedad de la ciudad de Vigo vive absolutamente engañada»

El exregidor olívico critica a Pedro Sánchez y Besteiro, para quienes «todo vale para que Caballero se mantenga»

Actualizado:

Un día después de que su expulsión del PSOE —acordada en última instancia por Ferraz con el beneplácito de la agrupación viguesa y de Besteiro— saliese a la luz, el exalcalde de Vigo vuelve a escapar de los dictados de su, pronto, expartido. Carlos Príncipe habla alto y, sobre todo, claro.

—¿Cómo se toma una persona que ha sido militante del PSOE durante 33 años e incluso alcalde su expulsión?

—Lo llevo con mucha resignación. Aquí en Vigo había una tienda que se llamaba «Joperri» y entonces cuando nos preguntan ¿cómo lo llevas?, decimos «Joperri»: jorobado pero risueño. Pero no me van a callar. La batalla aquí no es que yo lo pase mejor o peor, sino que se cambien las cosas.

—¿Se imaginaba esta decisión?

—Lo que menos me preocupa es mi suerte personal. Mi vida está resuelta. Lo que más me preocupa es lo que denuncio: la corrupción y el enchufismo. Y que el sistema cierre los ojos. Este no es un problema personal con Abel Caballero. Porque enchufismo y corrupción política se dan en más ayuntamientos e instituciones. Lo que más me preocupa es que cuando alguien levanta la voz y señala la luna, lo que hacen es intentar callarlo y cortarle el dedo.

—¿Ve cierta intención por parte del PSOE en cubrir las supuestas irregularidades del alcalde vigués?

—El partido tiene una doble moral. Si Chaves y Griñán son imputados tienen que dimitir, pero aquí el que está imputado no dimite. Eso no puede ser, tiene que haber unas reglas claras. El código ético dice que nadie puede sacar beneficio de la política. Si usted mete en las contratas municipales a los cuñados y a los primos, ¿qué pasa? ¿Si lo hace Tania Sánchez de IU es malo y si lo hace el PSOE es bueno? Es malo en todo caso. Pero se dice una cosa en el código ético y después se tolera que los caciques locales hagan lo que quieran. Así le damos argumentos a la extrema izquierda y a los Podemos de la vida.

—¿Y por qué el partido se tapa los ojos en Vigo?

—Porque la alcaldía de Vigo es la segunda más importante del PSOE en España. Si el partido pierde esa alcaldía, sería un problema no sólo para Caballero, sino para Besteiro y Pedro Sánchez. Están dispuestos a llegar al 25 de mayo cueste lo que cueste. Si gana, lo santifican. Si pierde, lo mandarán a los infiernos. Esto es lo que hay que cambiar: no todo vale para ganar las elecciones. Y en este momento, dentro del PSOE de Sánchez y Besteiro, todo vale para que Caballero se mantenga.

—¿Hay carta blanca con Caballero?

—Sí, los poderosos se protegen, como en su momento Caballero protegió a Gayoso. Nadie le explica a los vigueses que Caixanova se perdió no por una maniobra del presidente de la Xunta, sino porque estaba mal gestionada por un señor que se va a sentar en la Audiencia Nacional. Aquí hay un pacto no escrito por el cual Caballero tiene manos libres en Vigo y la provincia y, a cambio, Besteiro hará lo que pueda. Si Besteiro gana, se convertirá en jefe y tendrá problemas con Caballero y viceversa. Al final, los lobos se muerden entre ellos.

—Entonces, ¿la sociedad viguesa vive en una mentira?

—Vive absolutamente engañada. La engañaron con la caja y la engañan ahora. Éramos una ciudad abierta al futuro, que se llevaba bien con toda Galicia y ahora somos una ciudad que no se habla con nadie. Se está odiando a los demás bajo la acusación de que nos marginan. El viguismo de Caballero es, a Vigo, lo que Mas hace con su independentismo en Cataluña. Y eso, tarde o temprano, es un desastre. Lo que pasa es que hay gente que calla demasiado.

—Teniendo en cuenta lo que hacen con la gente que habla como usted...

—Pero a mí al final no me han podido callar ni me van a callar. En este tema, dentro de cuatro o cinco años, la justicia ordinaria me va a dar la razón.

—Lo acusan de «dañar y menoscabar la imagen del PSOE». ¿La daña Carlos Príncipe o Abel Caballero?

—Quien dañó la imagen del PSOE fue Filesa o los ERE, no yo.

—¿Se puso en contacto con usted Pedro Sánchez o Besteiro?

—Nadie. A Besteiro le mandé una carta justo antes de que abrieran el proceso judicial contra Rivas advirtiéndole de lo que pasaba. Ni me contestó.

—¿Se arrepiente de algo?

—No. Decir la verdad es un honor. Fíjese si he dicho la verdad que hay dos procedimientos judiciales en marcha.

—Sabiendo eso, ¿por qué no han intentado resolverlo de otro modo?

—No hay nada que una más que el poder. Mientras Caballero tenga el poder, el aparato lo respaldará. Cuando lo deje, no se acordarán de él.

—Y mientras tanto, lo expulsan.

—Las personas que tienen independencia de criterio corren siempre ese riesgo. Alguien tiene que hacer este trabajo de disentir y de presentar alternativas. El problema es que en Vigo, ni PP, ni BNG ni las mareas tienen alternativa. Caballero está sólo, es el rey del mambo de la ciudad. Los otros callan porque saben que tienen que pactar con él.

—¿Lo veremos encabezando una candidatura independiente?

—No toca. No toca nada.