Llanos Trigueros posa en la pista del pabellón Carrús de Elche
Llanos Trigueros posa en la pista del pabellón Carrús de Elche - JUAN CARLOS SOLER
DEPORTE FEMENINO

Llanos Trigueros: La portera de sonrisa eterna

Llanos Trigueros, guardameta del Elche Mustang, repasa desde su experiencia el recorrido del balonmano femenino español

Actualizado:

Aseguran los artistas veraces, por experimentados o veteranos que sean, que cuando salen a un escenario el cosquilleo nervioso en el estómago sigue formando parte de su hacer. Le sucede lo mismo al deportista cuando además el apego a su disciplina es pasional. «Me sigue encantando el balonmano y aún a mis 31 años me sigo poniendo nerviosa en cada partido. En el momento en que desaparezca esa sensación, habrá llegado el momento de dejarlo», cuenta con una sonrisa inquebrantableLlanos Trigueros Martínez (Elche, 17/7/1983). La portera del Elche Mustang ha vivido la gran época del balonmano femenino español cuando la competición doméstica era una de las más poderosas y, de hecho, la Comunidad Valenciana fue una auténtica potencia, que llegó a tener hasta siete clubes en División de Honor. Muy diferentes son los tiempos actuales, al menos las «Guerreras», la Selección española, mantiene el pulso, aunque lamenta que «el noventa por ciento han tenido que marcharse a otras ligas», al tiempo que se alegra de que «puedan disfrutar y tener esas oportunidades; son muy grandes».

Llanos se ha curtido con grandes porteras con las que compartió vestuario. La ilicitana se enroló en edad escolar en el balonmano. Anduvo a caballo con el fútbol, pero le enganchó lo primero. A temprana edad fichó por el Torrellano y siendo cadete le llamó la Selección por primera vez. Iba a disputar la Copa Latina, pero sufrió una grave lesión de rodilla. Fue internacional junior más tarde.

Finalizada la etapa juvenil, se incorporó al Elche Mustang, con el que logró ascender en dos ocasiones a DHF. Por entonces, coincidió con la brasileña Chana Masson: «Es mi referente y quien me ayudó a formarme y me metió caña». El Bera Bera, uno de los grandes, se fijó en ella; tuvo que bregar, a sus 22 años, con Michela Ciobanu. Allí ganó una Copa de la Reina. Sin embargo, esa etapa fue corta, pues debido a problemas personales regresó cerca de casa para jugar con el Mar Alicante, donde creció con otra figura bajo palos como Maru Sánchez.

De ahí, a otro de los clubes importantes como el Elda Prestigio, donde se encontró con otra portera referente como Txibi. «En Elda, puedo decir que a nivel deportivo he jugado todo: en Copa EHF quedamos subcampeonas de Europa y logramos tres subcampeonatos de liga. Luego, regresé a Elche, cerquita de casa, donde me dieron un trabajo y aquí sigo disfrutando».

Oportunidad para la cantera

Hoy sigue aprendiendo y se fija en Silvia Navarro. «Normalmente se buscan porteras grandes y que se coloquen bien. Pero Silviademuestra que también una chiquitilla puede ser muy grande en la portería». Tiempo ha pasado desde que veía por televisión a jugadoras como Natalia Morskova, contra quien debutó parándole un penalti con el pie, Susana Pareja, Maru Sánchez… contra las que jugó o de las que fue compañera.

Llanos es una voz más que autorizada del balonmano femenino nacional. Ha vivido, estructuralmente, la etapa de bonanza y los momentos actuales en los que «la gran mayoría de las que jugamos en España lo hacemos por amor al arte». Recordando la gran etapa de la liga española, con equipos valencianos muy fuertes como el Osito L’Eliana, Ferrobús, Cementos La Unión, Astroc Sagunto, Elda Prestigio, Mar Alicante, el propio Elche o Monóvar, relata que «hablando con gente del norte, me decían: ‘Es que cada dos por tres tenemos que bajar a la Comunidad Valenciana’. Y yo les decía, sonriente y cercana, que ‘es que estamos los mejores allí’».

Ahora en DHF sólo aguantan el Elche Mustang y el Canyamelar Valencia. «La liga ahora, en términos generales, tiene un nivel más amateur, aunque puedo asegurar y pongo como ejemplo a mi equipo, aunque estoy segura de que lo mismo sucede en otros clubes, que trabajamos, nos esforzamos, entrenamos y competimos como profesionales. Quizá Bera Bera y Rocasa tienen estructuras más profesionales», significa, al tiempo que destaca que las jugadoras que vienen por detrás «están fuertes» y se encuentran «con la oportunidad de jugar muchos minutos en máxima categoría».

A sus compañeras de equipo intenta trasladarles lo que ha aprendido y le ha dado el balonmano: «Me ha dado más alegrías y momentos inolvidables de competición o de compañerismo que no situaciones malas. Este deporte, que me sigue haciendo disfrutar, me ha ayudado a saber superarme. Por mi parte, creo que le he dado alegría y buenas paradas».

Llanos también trabaja desde la Asociación de Jugadoras de Balonmano y reivindica mayor apoyo de organismos públicos o privados y de los medios para reimpulsar el balonmano. Los antecedentes a nivel de clubes y el trabajo de las «Guerreras» son avales más que probados.

Trigueros también forma parte desde hace siete años de la selección española de balonmano playa, con la que fue subcampeona del mundo en 2008 en Cádiz y quintas en el pasado Mundial de Brasil.