Imagen de algunos de los productos que ofrece el Club Mi Gourmet
Imagen de algunos de los productos que ofrece el Club Mi Gourmet - abc
c.valenciana/ ocio

Menú de estrella michelín para comer en casa

Un club valenciano acerca el mercado de productos «gourmet» a la sociedad a un precio «asequible»

Actualizado:

«Se puede hacer un menú propio de un restaurante con estrella michelín en casa». Ese es el espíritu que persigue Club Mi Gourmet, una iniciativa made in Valencia, que se posiciona como fabricante de productos de alta calidad. La asociación es privada y está encabezada por Máximo Gutiérrez, Darío Bas e Inmaculada Rey, tres valencianos relacionados con el mundo de la «buena comida», que desean acercar este mercado, que está tan de moda, a la ciudad del Turia.

«Apostamos por una opción directa entre el producto y el cliente». Así de directo se muestra Máximo Gutiérrez. Y en este caso, la unión hace la fuerza. Son 17 los pequeños negocios gourmet los que se unieron para formar el proyecto hace más de un año. El abanico es tan variado como posibilidades hay en este mercado. Desde bodegas con denominación de origen, hasta empresas especialistas en trufa o en bebidad alcohólicas como la ginebra.

«La importancia de la calidad»

Jamón, trufa, vino, miel, arroz, aceite, quesos...Son algunos de los productos españoles de reconocido presitigio que ofrece este club. «Insistimos en la calidad no en la cantidad», afirma Gutiérrez. Además, aunque los programas televisivos sean un habitual en el horario «prime time» la mayoría de estos productos y cómo cocinarlos se desconoce. Por ello, un objetivo primordial del club, según uno de sus fundadores, es «educar» a la sociedad para que no tenga «miedo» al producto gourmet, ni a su precio: «Un kilo de arroz de marca blanca vale lo mismo que uno de los mejores del mundo»

«En la actualidad es muy difícil permitirse un menú de 150 euros, por eso queremos acercar este mercado a la sociedad», continúa. Por eso, desde Club Mi Gourmet insisten en la «importancia de diferenciar los productos». En definitiva, el club privado busca entrar en las casas de los clientes a través de las empresas grandes con la que firman acuerdo de colaboración. De esta manera, no se posiciona como una tienda a particulares pues en el registro se exige la pertenencia a una colectividad.

«Somos una unión de productores que han encontrado en la asociación una manera de entrar en el mercado», afirma Gutiérrez. Además, destaca que cada día luchan para que la «gente se de cuenta que merece la pena pagar un poco más si el producto es gourmet».