Los diez restaurantes de moda en Valencia
gastronomía

Los diez restaurantes de moda en Valencia

ABC propone una lista de algunos de los mejores locales en los que desgustar una sabrosa comida

Actualizado:

ABC propone una lista de algunos de los mejores locales en los que desgustar una sabrosa comida

12345678910
  1. Canalla Bistro

    El ritmo al que crece el negocio de Ricard Camarena es imparable. Y cada vez más reconocido en Valencia por la forma de gestionarlo y hacerlo asequible. En Canalla Bistro el chef valenciano da cabida a una oferta gastronómica más informal, pensada para satisfacer a un público joven, moderno e inquieto.

    El establecimiento es definido por él mismo como «un sitio divertido para comer» con cocina «de todo el mundo y de ninguna parte en especial, viajera, ecléctica, que no obedece a ningún estilo», como el bocata al vapor de cerdo Pekín, las cortezas de patatas bravas con salsa de chile, jengibre y parmesano, las croquetas de pollo a l'ast y la piadina de bascada de lomo.

    Junto a él se encuentra el Ricard Camarena Restaurant, con una propuesta gastronómica más personal. Este lugar es una evolución natural, un suma y sigue que se nutre de todas sus experiencias anteriores y que tiene un único objetivo innegociable: el sabor. Trabajan, según explican ellos mismos, en una gastronomía muy elaborada y con mucha técnica, siempre al servicio del sabor y del producto.

    El cocinero consiguió en 2012 una estrella Michelín para el restaurante, un reconocimiento que un mes después se amplió con los dos soles concedidos por la Guía Repsol.

    Desde su apertura, su cocina se ha ramificado en la capital del Turia. Además de estos dos establecimientos, cuenta con otro en el Mercado Central (Central Bar) y a principios de año inauguraba en el mercado de Colón el restaurante Ricard Camarena Colón y el espacio multidisciplinar Ricard Camarena Lab.

  2. Vuelve Carolina

    Es el segundo local en la ciudad de Valencia del afamado chef Quique Dacosta después del Mercatbar. Junto a la prestigiosa sumiller Manuela Romeralo (directora), han creado un espacio singular en pleno centro de la ciudad donde las «tapas con toque» son el ente unificador de todo.

    La calidad de los productos se puede disfrutar en un local contemporáneo y singular. El yogur de foie y frutos secos, el arroz meloso de pato con setas o el cuscús de calabaza y pescado son algunos de sus platos estrella.

    En la planta superior del local se encuentra el restaurante El Poblet, que cuenta con una estrella Michelín. Inaugurado por Dacosta en 2012, fue bautizado con el nombre de aquel que le encumbró como chef de fama internacional. Con él recupera la filosofía de su espacio en Denia, poseedor de tres estrellas Michelín.

  3. La Sucursal

    El restaurante La Sucursal se encuentra ubicado en la primera parte del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), en lo que anteriormente era un espacio dedicado a exposiciones de arte. Cuenta con una estrella Michelín y un sol Repsol.

    Su chef combina a la perfección las elaboraciones tradicionales con las de vanguardia. Ofrece una gastronomía mediterránea creativa con sabores originales y sabrosos extraídos a partir de ingredientes frescos y de mercado.

    El local está decorado de forma moderna acogiendo un ambiente tranquilo y hospitalario idóneo para veladas íntimas y románticas con la pareja o familia y para eventos grupales como celebraciones empresariales. Los platos son servidos con una cuidadosa presentación.

  4. Vertical

    Ubicado frente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el restaurante Vertical se encuentra en la novena y última planta del hotel Confortel, donde destacan sus vistas únicas de Valencia mientras se disfruta de una comida o cena.

    Este espacio nació con el referente gastronómico de La Sucursal y cuenta con una estrella Michelín desde 2009.

    En su oferta de cocina dinámica y mediterránea juega un papel importante el vino, presentando las referencias más novedosas y actuales en el mercado.

  5. La Salita

    mikel ponce

    La Salita abrió sus puertas el 2 de noviembre de 2005 y ha ido evolucionando para adaptarse a la clientela valenciana. El objetivo de su promotora, Begoña Rodrigo, es ofrecer una cocina con personalidad que intenta transmitir su propia historia, divertir y sorprender al mismo tiempo que ofrecer la sensación de comodidad.

    En su espacio, Begoña propone pequeñas obras de arte hechas con pasión y elaboradas con productos valencianos de calidad. Siempre sabrosas y variadas.

    La curiosidad que ha despertado la ganadora del concurso televisivo «Top Chef» el pasado año ha motivado que mucha gente quiera acercarse a este restaurante, lleno hasta los topes cada semana.

  6. Saiti

    flickr

    Con sólo cinco meses de vida, Saiti ya se ha convertido en un restaurante de referencia en Valencia de la mano del chef setabense Vicente Patiño. Después de formarse en las cocinas de varios restaurantes con estrella Michelín y de embarcarse en diferentes proyectos, decidió desarrollar este negocio a su manera.

    El local destaca por su ambiente acogedor, fresco y dinámico. Sus platos son sencillos, a medio camino entre un restaurante de alta cocina y un gastrobar. Dominan los contrastes y los sabores frescos e introduce clásicos con un toque especial: la ensaladilla rusa (considerada una de las mejores de España), el steak tartare, los puerros con praliné de avellanas o la caballa marinada con encurtidos. Una ruptura total con el academicismo.

  7. Ciro

    Este restaurante se ha convertido en un fenóneno en los foros gastronómicos de la ciudad. Situado en Campanar, no funciona con carta, sino únicamente con menús cerrados con una fuerte presencia de las tapas.

    En este establecimiento domina la sencillez, que tras de sí encierra la sorpresa de una cocina original con una excelente calidad de los platos y un precio más que asequible.

    Su chef, Julio, ha pasado por las cocinas de La Seu, de la Hacienda de Benazuza en Sevilla y de casa Alfonso en Dehesa de Camponamor. De toda su experiencia pone en práctica la creatividad, pero siempre con el producto autóctono.

  8. Alma del Temple

    Ubicado en el Caro Hotel (el primer «hotel-monumento» de la ciudad) ha sido elegido este mes como uno de los diez restaurantes más bonitos del mundo según los exclusivos Restaurant & Bar Design Awards.

    Alma del Temple, abierto desde abril de 2012, fue diseñado por el interiorista Francesc Rifé, quien, desde una línea de estética contemporánea en la que primó el equilibrio entre una visión espacial pulcra y geométrica y los elementos originales del edificio, dio forma al restaurante.

    En él, un arco gótico reconstruido dovela a dovela preside el salón principal mientras se muestra el lienzo de muralla árabe más grande de la ciudad de Valencia que en el siglo XII delimitaba el perímetro de la ciudad.

    Además, llaman la atención los suelos continuos, su bodega acristalada rematada en acero, el juego de espejos en los techos y las líneas rectas que equilibran la propuesta que le ha llevado a ser uno de los restaurantes mejor diseñados del mundo.

    En este espacio se puede disfrutar de platos mediterráneos, creativos y asequibles.

  9. Kaymus

    Cerca del Palacio de Congresos, el restaurante Kaymus invita a disfrutar de una cocina de mercado muy elaborada. Su propietario, Nacho Romero, ha importado sus mejores creaciones y su experiencia como cocinero durante más de diez años en restaurantes de primera categoría de Suiza, Cataluña, Andalucía, Madrid y Valencia.

    Con un sol Repsol, la cocina se basa en la dieta mediterránea, ofreciendo las mejores creaciones de autor con los productos de temporada. En su carta se pueden encontrar un gran número de entrantes, entre los que destacan la ventresca de bonito del Norte, la vieira con molleja de ternera y royal de alcachofa o la lasaña de pato, berenjena y gambas. También cuenta con pescados frescos y carnes de calidad, sin olvidar sus arroces, secos o melosos, al gusto del comensal.

  10. Seu Xerea

    En este restaurante situado en el centro histórico de Valencia (a pocos metros de la plaza de la Virgen), se invita a saborear la comida de fusión mediterránea.

    El estilo de cocina, bajo la dirección del Anglo-birmano Steve Anderson, propone una innovación de los platos típicos de la zona pero con inspiración y toques de Oriente.

    El espacio, con una decoración elegante y minimalista, se ha ido consolidando como un lugar de referencia en la ciudad para comidas y cenas de empresa.

    Allí se pueden degustar desde combinados de purés griegos hasta solomillo en cebollitas confitadas, pasando por la crema de espinacas, las setas peretxicos con salsa de vino tinto, sushi-sashimi o la merluza en salsa de cítricos.