Parte del conjunto pictórico objeto del litigio, que se exhibe en el barcelonés MNAC
Parte del conjunto pictórico objeto del litigio, que se exhibe en el barcelonés MNAC
ARTE

Pulso judicial entre Aragón y Cataluña por una joya de la pintura románica europea

Un juzgado de Huesca dilucida el futuro de los murales de Sijena, pintados en el siglo XII, arrancados y trasladados a Cataluña al principio de la Guerra Civil

Actualizado:

Aragón y Cataluña se las ven de nuevo en los juzgados a vueltas con el arte. En esta ocasión la obra en disputa son las pinturas murales de la sala capitular del histórico Monasterio de Sijena, en la provincia de Huesca.

Los expertos consideran este conjunto pictórico como una auténtica joya del arte románico europeo y «el conjunto de pintura mural románica más importante de España», según ha recordado el abogado que defiende los intereses de Villanueva de Sijena en estos pleitos frente a Cataluña, el letrado Jorge Español.

Las pinturas objeto del litigio llevan más de 70 años en Barcelona. Acabaron allí tras el expolio que sufrió el Monasterio de Sijena a principios de la Guerra Civil, cuando este monumento fue víctima de un incendio provocado en medio de la oleada de ataques vandálicos a edificios religiosos.

A raíz de aquello, las pinturas en cuestión fueron arrancadas de los muros de la sala capitular y trasladadas a Cataluña para su conservación. Con los años se decidió que se quedaran allí, en calidad de depósito –según subrayan desde Villanueva de Sijena–, pero nunca como parte del patrimonio catalán.

Desde hace años, el Ayuntamiento de esa pequeña localidad oscense lucha por el regreso de esas valiosas pinturas murales, que se exhiben en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

Ahora, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Huesca acaba de fijar día y hora para la celebración de la audiencia previa de este pleito instado tanto por el Gobierno aragonés como por el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena. Será el día 23 de septiembre y a él está citado el MNAC como parte demandada.

La Generalitat, pese a que el museo está vinculado a ella, pretende reforzar la estrategia jurídica contra la devolución de esas pinturas. Para ello, ha solicitado ante el juzgado oscense que se le permita ser parte en esta causa judicial como entidad codemandada.

Sentencia sobre otro centenar de piezas

Esto ocurre menos de dos meses después de que otro juzgado oscense condenara a la Generalitat y al MNAC a devolver otro centenar de obras de arte del Monasterio de Sijena que también están en Barcelona, en esta ocasión por una venta –declarada ahora ilegal– que hace años llevaron a cabo las monjas de la congregación religiosa de ese monasterio en favor de la Generalitat. Las autoridades catalanas han recurrido aquella sentencia pero, mientras tanto, las aragonesas han reclamado la ejecución profesional de ese fallo judicial y que se ordene a Cataluña la devolución inmediata a Aragón de ese centenar de piezas.

En cuanto a las pinturas murales que también son objeto de disputa, fueron pintadas a finales del siglo XII por un artista inglés que se encargaba de ilustrar manuscritos en las catedrales inglesas de Canterbury y de Winchester. El artista, apreciado por su destreza, acabó contratado para trabajar en el Reino de Aragón, en concreto para cubrir con sus pinturas la sala capitular del Real Monasterio de Sijena.