Vista parcial del histórico Monasterio de Sijena (Huesca)
Vista parcial del histórico Monasterio de Sijena (Huesca) - abc
conflicto

Aragón apela a la Guardia Civil para recuperar 97 obras de arte retenidas por la Generalitat

Pide que se ejecute la sentencia de los bienes de Sijena, que declaró ilegal la adquisición de esas piezas, mientras el Gobierno catalán la recurre y dilata más el litigio

Actualizado:

El Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena (Huesca) acaban de formalizar ante el juzgado número 1 de Huesca que ordene la ejecución de la sentencia que dictó hace poco más de un mes y que obliga a la Generalitat y al Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Cataluña (MNAC) —ligado al propio Gobierno catalán— a devolver 97 obras de arte aragonesas.

En la solicitud reclaman a la Justicia que, mientras se resuelven los recursos presentados por la parte catalana, se cumpla provisionalmente con lo que dispone dicha sentencia y que intervenga la Guardia Civil si es necesario. Es decir, que se fuerce a Cataluña a entregar a Aragón esas 97 piezas. Se pide al juzgado que, si la Generalitat y el MNAC no las entregan voluntariamente, se proceda al secuestro judicial de esa colección artística que se encuentra en Barcelona, «con la intervención de la Guardia Civil» si fuera necesario. De darse esa situación, serían las unidades de Patrimonio Histórico de la Benemérita las que recuperarían físicamente esas obras de arte y las trasladarían a Aragón.

Se trata de una valiosa colección que pertenecía al histórico Monasterio de Sijena y que, según esa sentencia, las autoridades catalanas compraron ilegalmente a la congregación de religiosas a las que pertenecía el convento. La compra se efectuó en dos tandas, entre los años 1983 y 1994. En total, la Administración catalana dice haber pagado por esas 97 piezas unos 300.000 euros, pero su valor real podría superar actualmente los dos millones de euros, según algunos expertos.

Más de 20 años de conflicto

El litigio legal viene de lejos y, al final, la Justicia ha dado la razón a la parte aragonesa. Sin embargo, pese a la contundencia argumental de la sentencia dictada el mes pasado, la Generalitat y el MNAC han decidido ir de la mano para recurrirla y ganar tiempo. Se dilata de nuevo este contencioso, uno de los varios que tiene abiertos Aragón con Cataluña por obras de arte. Otro de los más conocidos es el de los «bienes de la Franja», con sentencia firme desde hace años que obliga también a devolver a la Diócesis de Barbastro-Monzón un centenar de obras de arte que, sin embargo, siguen en poder del Museo Diocesano de Lérida, controlado por el Obispado ilerdense y la Generalitat, junto a otras instituciones civiles catalanas.

En el caso del tesoro artístico del Monasterio de Sijena, la sentencia dictada hace un mes fue contundente al concluir que se trató de una compra-venta ilegal y que, por tanto, es nula de pleno derecho. Y fue así —indica la sentencia— porque se saltaron requisitos legales imprescindibles, como diversas autorizaciones administrativas preceptivas —que ni siquiera se solicitaron—. Además, subraya que esa colección artística era, y es, parte inescindible del Monasterio de Sijena por estar declarado todo este conjunto Bien de Interés Cultural (BIC). Por ello, condena a la parte catalana a devolver esas piezas para que se reintegren a ese histórico convento.

«Sin fundamento jurídico»

El abogado que defiende en esta causa los intereses del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena, Jorge Español, está convencido de que los recursos que ha presentado la Generalitat y el MNAC no prosperarán. «Los recursos de apelación que han presentado no tienen sustancia ni fundamento jurídico alguno y serán íntegramente desestimados», asegura Jorge Español. Pero, en cualquier caso, lo que van a provocar es que se dilate más el litigio.

Esos recursos han sido admitidos a trámite por el propio juzgado número 1 de Huesca y serán contestados ahora tanto por el Gobierno aragonés como por el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena. Según Jorge Español, los recursos los resolverá la Audiencia Provincial de Huesca, pero pasará no menos de un año hasta que llegue ese pronunciamiento.