Berlusconi ayer en el Milano Med Forum 2009 / REUTERS
Berlusconi ayer en el Milano Med Forum 2009 / REUTERS

Todos quieren sacar tajada del escándalo de Berlusconi

VERÓNICA BECERRIL | ROMA
Actualizado:

Las nuevas escuchas publicadas por la revista italiana “ L’Espresso” sobre la relación entre Silvio Berlusconi y la prostituta de lujo Patricia D’Addario tienen a los italianos pegados a la pantalla del ordenador. Todo el mundo quiere saber qué se han dicho, qué hubo entre los dos.

En las nuevas escuchas aparecen jugosos detalles sobre la relación Berlusconi-D’Addario. Tras darse cita en la cama de la habitación que Berlusconi destina a Putin, las nuevas escuchas desvelan cómo fue la mañana siguiente, cuando el presidente del Consejo italiano ofrece el desayuno a su visita, y se escribe su apellido en una agenda.

En otra de las grabaciones, Patrizia habla por teléfono con el amigo que le hizo conocer a Berlusconi. Él recuerda a Patrizia que un coche pasará a recogerla, y cuando se habla de dinero, le señala que ya recibirá un regalo del presidente, añadiendo un apunte más: “Mira que él no usa preservativo”. A lo que Patrizia, como buena “profesional” responde que en ese caso, “¿Cómo me puedo fiar?”. La respuesta es elocuente: “Hombre, es Berlusconi … ¿sabes cuántos análisis se hace?”.

Las grabaciones de la D’Addario han dado ya la vuelta al mundo, demostrando que la señora no mentía, por lo que desde la oposición se pide a Berlusconi que salga en público a dar explicaciones al respecto. Todo este escándalo se debe a que el presidente italiano prometió ayudar a esta prostituta de lujo a agilizar las trabas legales para la construcción de un hotel familiar. Al no cumplir su promesa, Patrizia pensó: “Conmigo no se juega”, y éste es el resultado.

Patrizia D’Addario y Antonello Zappadu son las peores pesadillas de Silvio Berlusconi. La primera, por ser la autora de grabaciones en las que se demuestra que el presidente italiano conoce a esta mujer de armas tomar. Y el segundo por ser el autor de unas fotografías en las que aparecen chicas jóvenes en la casa de Cerdeña del Cavaliere.

Todos estos escándalos han hecho caer la popularidad de Berlusconi por debajo del 50%, la primera vez desde que llegara al gobierno hace poco más de un año. Tan sólo hace una semana el Cavaliere gozaba de buena reputación gracias a las alabanzas recibidas por la organización de la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno del G8.

Durante ese periodo, la prensa y la política italiana decidieron conceder una tregua al mandatario, cumpliendo de este modo la petición del presidente de la República, Giorgio Napolitano. Tras esta breve “luna de miel”, la prensa italiana ha vuelto al ataque, pidiendo al Cavaliere que dé respuestas ante estos escándalos.

El primero es el relacionado con Patrizia D’Addario, conocida ahora mundialmente tras la publicación -entre otras cosas- en la revista “L’Espresso” de las grabaciones que demuestran su relación con Berlusconi. El semanal italiano amplía hoy el número de audios y transcripciones, sacando a la luz una realidad que según los abogados del Cavaliere es totalmente inventada.

Por su parte el fotógrafo sardo, cuyas imágenes también han dado la vuelta al mundo, vuelve de actualidad ante la inminente publicación este jueves 23 de julio del libro: “Antonello Zappadu. La pesadilla de Berlusconi”, escrito por su hermano Salvatore.

El libro narra la carrera fotográfica de Antonello, famoso por haber retratado el interior de la casa de Berlusconi en Cerdeña, su localidad natal. “La intención del libro –explica el autor- es defender la libertad de prensa, y dar a conocer la otra cara de Antonello, el fotógrafo”.