Salvador Sánchez, presidente salvadoreño
Salvador Sánchez, presidente salvadoreño - Reuters

El Salvador rompe relaciones diplomáticas con Taiwán y las cambia por China

Tras la República Dominicana, Panamá y Santo Tomé y Príncipe, es el cuarto país en pasarse al bando de Pekín en dos años

Actualizado:

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció este lunes en una cadena nacional de medios el establecimiento de relaciones diplomáticas de su país con China y la ruptura con Taiwán. «Anuncio la decisión de mi Gobierno de romper las llamadas relaciones diplomáticas, mantenidas hasta este día, entre la República de El Salvador y Taiwán, y establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China», dijo el mandatario.

El país centroamericano estableció relaciones con Taiwán, considerada por China como una provincia rebelde, en junio de 1941, y ha sido uno de los principales cooperantes en áreas de tecnología, salud, agricultura y educación. «La República de El Salvador se suma a otros 177 países que han aprobado la Resolución 2758 de la Asamblea General de la ONU, que reconoce que la existencia de una sola China» y que «Taiwán forma parte inalienable del territorio chino», añadió Sánchez Cerén.

El mandatario salvadoreño apuntó que la decisión fue comunicada este lunes a las autoridades taiwanesas y que el canciller salvadoreño, Carlos Castaneda, y el primer designado a la presidencia y secretario general del partido oficial, Medardo González, se encuentran en Pekín en misión oficial. Sostuvo que estos funcionarios firmarán un comunicado conjunto con representantes de aquella nación sobre el establecimiento de la relaciones diplomáticas entre ambos países.

«Estamos convencidos que este es un paso en la dirección correcta», que «permitirá grandes beneficios para el país y brindará extraordinarias oportunidades», manifestó el excomandante guerrillero y hoy presidente, quien destacó el permanente crecimiento de la economía china. Sánchez Cerén anunció que en los próximos días «se procederá a la instalación del diálogo entre representantes de ambos países a fin de identificar potencialidades y acciones concretas en áreas de comercio, inversión, desarrollo de infraestructura, cooperación científica, económica y técnica».

El Salvador se ha sumado así a una tendencia iniciada por otros países que en poco menos de año y medio han decido estrechar lazos con China en detrimento de Taiwán, como República Dominicana, en mayo pasado; Panamá, en junio de 2017, o Santo Tomé y Príncipe en diciembre de 2016.