Sadiq Khan, el primer alcalde musulmán de Londres
Sadiq Khan, el primer alcalde musulmán de Londres - AFP
Elecciones locales en Reino Unido

Sadiq Khan, el primer alcalde musulmán de Londres con el 65% escrutado

Aventaja al millonario conservador Zac Goldsmith en nueve puntos y su victoria se da por hecha

LONDRESActualizado:

Los sondeos no han fallado en Londres. Aunque el recuento todavía está en marcha, tal y como se esperaba, el laborista Sadiq Khan, un musulmán de origen pakistaní de 45 años, antiguo abogado de causas de derechos humanos, será el nuevo alcalde de la capital. Con el 65% escrutado, Khan aventaja en nueve puntos a su oponente tory, el millonario de ancestros judíos Zac Goldsmith (44%-35%). Es una ventaja a la que el conservador ya no podrá dar la vuelta, según se reconoce en los cuarteles de su partido. «Yes we Khan», celebran sus seguidores en fácil juego de palabras.

La victoria de Khan será el paño de lágrimas para Corbyn, la nota de luz en su primer test electoral como líder laborista, pues su partido ha perdido la segunda plaza en Escocia y ha retrocedido en los ayuntamientos ingleses respecto a los resultados de 2012 bajo el mando de Ed Miliband.

Khan, que en su día propició que Corbyn se presentase a las primarias, aunque luego no votó por él, se ha desmarcado durante toda la campaña de su jefe de filas, temeroso de que su extremismo le restase votos. Llegó hasta el extremo de no contar con él en ninguno de sus mítines.

El nuevo alcalde de Londres podría triunfar al final con un 57% de los votos, según una extrapolación del experto de la BBC, John Curtie. Sería la victoria más holgada en la capital desde la de Ken Livingstone en 2000, cuando ganó con un 58%. Boris Johnson, el regidor conservador saliente, obtuvo un 53% en 2008 y se impuso en su segundo mandato con un 51,2%. Los allegados de Khan se han cuidado ya de indicar esta tarde de mandar recado que su gran victoria es patrimonio personal suyo, y no de Corbyn.

La llegada de Khan a la alcaldía lo convertirá en el musulmán más poderoso de Europa. Durante la campaña los conservadores recuperaron las imágenes y testimonios de mítines de comienzos de siglo en los que cuando era abogado y concejal compartió estrado con extremistas islámicos, que llegaron a alabar a Bin Landen y asegurar que el 11-M era obra de los propios estadounidenses. Él ha alegado que desconocía quién compartía estrado con él y ha intentado dar una imagen de moderación, repitiendo machaconamente que será «el alcalde de todos».

El nuevo regidor de Londres es hijo de una pareja de inmigrantes pakistaníes, él conductor de autobús y ella costurera, que sacaron adelante a ocho hijos. Khan estudió en la escuela pública municipal y luego se graduó en leyes por un campus de poco fuste, la Universidad del Norte de Londres. Laborioso y discreto, se convirtió en el segundo político de origen pakistaní en el Gobierno, sirviendo bajo Gordon Brown como secretario de Estado para las Comunidades y luego al frente de Transporte. Sadiq, casado, tiene dos hijas y es hincha del Liverpool.

Se trata de un musulmán practicante, y por tanto abstemio. Sabe boxear –dice que le hizo falta para protegerse de ataques racistas en el barrio del Sur de Londres donde se crio y todavía vive, Tooting- y el año pasado completó la maratón de Londres. Hasta los 24 años durmió en una litera, en una habitación compartida con sus hermanos, en el piso estatal de un familia de diez personas que se apretaba en solo tres estancias.

Políticamente, propone congelar cuatro años las tarifas del transporte, construir más vivienda social y se opone a la ampliación de Heathrow con una tercera pista, aunque la apoyaba cuando era secretario de Estados de Transportes. Es tesonero y cuentan que si pilla presa es como un terrier, no la suelta. Sus detractores lo acusan de un cierto veletismo, de cambiar fácilmente de ideas buscando la ola buena.