Rusia responde a Israel dotando a Siria de misiles más sofisticados

Sería una represalia tras el derribo hace unos días de un avión ruso durante un ataque de cazas israelíes a Latakia

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

Como represalia por la presunta responsabilidad de Israel en el derribo, el pasado 18 de septiembre, de un avión de reconocimiento ruso Il-20, catástrofe causada por un misil S-200 disparado por la defensa antiaérea siria y en la que perecieron los 15 tripulantes, Moscú decidió hoy dotar al Ejército sirio de misiles S-300. El Gobierno hebreo llevaba años presionando al Kremlin para evitar que estos cohetes, mucho más modernos y precisos que los S-200, cayeran en manos del régimen de Bashar al Assad.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habló hoy por teléfono con el presidente ruso, Vladímir Putin, para expresarle su malestar y alertar de que los S-300 contribuirán a «crear nuevas amenazas en la región». Netanyahu dejó claro que su país «seguirá defendiendo su seguridad» y culpó del incidente del Il-20 a Irán y Siria.

Hoy también puso el grito en el cielo el asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton, quien en declaraciones a la prensa en Nueva York pidió a Rusia que se «replantee» suministrar a Siria los S-300. «Creemos que entregar los S-300 al Gobierno sirio sería una escalada significativa por parte de los rusos». El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se propone tratar este asunto en Nueva York con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

Sin embargo, Putin en su conversación de hoy con Netanyahu insistió en que fueron los pilotos de la aviones de combate israelíes F-16, que atacaban objetivos en Latakia para impedir una supuesta transferencia de nuevos armamentos a Hizbolá, los que «con sus acciones provocaron la tragedia».

El domingo, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, dijo que uno de los cuatro cazas F-6 israelíes que participaban en el bombardeo «se parapetó detrás de nuestro Il-20 y el sistema antiaéreo lo detectó como enemigo». «Los datos objetivos presentados hablan de falta de profesionalismo o, como mínimo, de negligencia criminal de los pilotos de los cazas israelíes, cuya acción produjo la muerte a 15 militares rusos», aseguró Konashénkov.

Evitar acciones irreflexivas

Quien hoy anunció la entrega a Siria de los misiles S-300, en un plazo máximo de «dos semanas», fue el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. «Estas medidas enfriarán las cabezas calientes de algunos e impedirán acciones irreflexivas que puedan suponer una amenaza para nuestros soldados», advirtió Shoigú. Según sus palabras, los S-300 «son capaces de interceptar aparatos a una distancia de más de 250 kilómetros y pueden atacar al mismo tiempo varios blancos en vuelo».

El ministro de Defensa ruso recordó que las fuerzas sirias ya habían sido entrenadas para la utilización de los S-300, cuyo envío a Siria debió producirse en 2013. «Pero no lo hicimos a petición de Israel», agregó Shoigú, quien advirtió que «la navegación por satélite, los radares de a bordo y los sistemas de comunicación de la aviación militar que ataquen blancos en territorio sirio serán bloqueados en el Mediterráneo», en la zonas adyacentes a la costa de Siria.