El mundo baila al ritmo de «Gangnam Style», del rapero surcoreano Psy

El vídeo ha sido visto más de 350 millones de veces en Youtube

corresponsal en pekín Actualizado:

Puede que le suene a chino pero, en realidad, es coreano. Se titula «Gangnam Style», lo canta el rapero Psy (pronunciése Sai) y es el gran éxito musical del momento. Publicado en julio, este pegadizo tema de baile ha alcanzado el número 1 en las listas de Corea del Sur y el segundo puesto en Estados Unidos. Pero, lo que es aún más sorprendente, es que su delirante vídeo ya está en el Libro Guinness porque ha sido visto más de 350 millones de veces en Youtube.

Propagándose a través de internet, dicho vídeo ha sido decisivo para triunfar en un planeta globalizado por las redes sociales donde una imagen vale más que mil palabras, aunque sean en coreano. Sin entrar aquí a discutir si la canción de marras es buena o mala, que para gustos los colores, el auténtico mérito de Psy consiste en haber trascendido fronteras culturales y lingüísticas gracias a su sentido del humor, una melodía machacona y un ridículo baile que recrea el trote de un caballo.

Aunque parezca novedosa, se trata de la misma fórmula que ya explotaron otros «hits» globales de antaño como, por ejemplo, «La Macarena» de Los del Río o el «Aserejé» de Las Ketchup, que también se basaban en estribillos facilones y unos divertidos movimientos de cintura y manos que el público trataba de imitar encantado.

Con cierta ironía social, que para eso estudió en la prestigiosa Escuela de Música de Berklee en Boston, el rapero Psy se mofa de los «fashion victim» de Gangnam, el distrito pijo de Seúl donde él mismo nació el último día de 1977 bajo el nombre de Park Jae-sang. En su opinión, un lugar donde, al igual que en Beverly Hills, «las mujeres son refinadas de día y salvajes de noche».

Seúl, como marco

Con el típico «chunda-chunda techno» y el ineludible estribillo «oh, sexy lady», el vídeo muestra a Psy con gafas de sol y enfundado en horteras trajes de colores, salvo cuando se da un chapuzón en una sauna. Danzando por los parques y el metro de Seúl como si cabalgara un caballo, el rapero agita un lazo imaginario con el que atrapar a «una chica con clase que sepa disfrutar de un café durante el día, pero que se desmelene de noche». Tan singular baile del caballo ha hecho furor en internet, donde celebridades como T-Pain y Kate Perry han retuiteado el vídeo hasta “lanzarlo a la estratosfera”. De hecho, Psy ya ha aparecido varias veces en la televisión americana, en programas como Saturday Night Live y hasta enseñando su peculiar coreografía equina a la mismísima Britney Spears en el Show de Ellen DeGeneres.

Nominado para los premios de la MTV, Psy confirma el olfato comercial del “K-pop” (pop coreano), donde reina el cantante, actor y modelo Rain. Aunque el propio rapero reniega de dicha etiqueta, el «K-pop» está desbancando en Asia al hasta ahora popular «J-pop» (pop japonés) gracias a bombazos como «Gangnam Style» o «Nobody», con el que la banda femenina Wonder Girls vendieron 9,5 millones de copias en todo el mundo.

Junto a ellas, las también surcoreanas «Girl´s Generation» han popularizado un estilo que, basándose en las «Spice Girls», combina a un grupo de nueve elegantes bellezas asiáticas con almidonadas letras románticas y picantes vídeos de impecable factura con suaves dosis de erotismo. Una fórmula que, como la de «Gangnam Style», vende porque es universal.