Marine Le Pen abraza a su padre
Marine Le Pen abraza a su padre - Reuters

Le Pen pide al Estado que bloquee las cuentas su hija

Ha pedido a la Administración del Estado que sea bloqueado el dinero en las cuentas bancarias de su hija, Marine Le Pen, o su partido Agrupación Nacional

Corresponsal en ParísActualizado:

Jean-Marie Le Pen (91 años) ha pedido a la Administración del Estado que sean bloqueados 4,5 millones de euros en las cuentas bancarias de su hija, Marine Le Pen (50 años), o su partido, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha, ex Frente Nacional, FN), que sigue pagar los préstamos familiares y bancarios que financiaron su campaña presidencial de 2017.

Le Pen prestó a su hija 6 millones de euros para financiar la campaña de 2017. Dos años después, Marine Le Pen solo ha pagado 1,5 millones de euros. Y continúa adeudando a su padre 4,5 millones de euros, que reclama el pago de la deuda.

Temiendo ser víctima de las dificultades financieras de su hija, el patriarca de la extrema derecha ha pedido una intervención judicial y administrativa: bloquear las cuentas bancarias de su hija y su partido, para conseguir el reconocimiento de la deuda, cuando menos, a la espera de poder recobrar la totalidad del dinero prestado.

Se trata de un problema económico de imprevisible calado. Entre 2016 y 2017, los bancos franceses consideraban que Marine Le Pen y su partido eran clientes «indeseables». Y se negaron a conocer préstamos para financiar la campaña presidencial finalmente perdida, contra Emmanuel Macron.

Años antes, Vladimir Putin ya había ofrecido a Marine Le Pen un «paraguas» bancario excepcional. El 2014, bancos y empresas rusas, próximas al presidente ruso ofrecieron a Le Pen (hija) créditos por un montante de 9,5 millones de euros. La prensa francesa afirma que Marine Le Pen debiera «reembolsar» la totalidad o buena parte de esos préstamos el próximo mes de septiembre. Con dos meses de antelación, Jean-Marie Le Pen ha apretado el cuello económico de su hija con unas exigencias que dejan al descubierto una crisis económica excepcional de la extrema derecha, que se convirtió en el primer partido de Francia en las recientes elecciones europeas.