Mark Conditt, en una foto colgada en internet por su madre
Mark Conditt, en una foto colgada en internet por su madre - ABC

Mark Conditt, el «Unabomber» de Texas, un joven en paro que rechazaba el matrimonio gay y el aborto

El supuesto autor de al menos cuatro explosiones cerca de Austin se consideraba conservador y defendía la pena de muerte

Actualizado:

Mark A. Conditt, un desempleado de 23 años oriundo de la localidad de Pflugerville, es supuestamente el «Unabomber» que se ha inmolado este miércoles en las proximidades de Austin (Texas) y al que se atribuyen al menos cuatro explosiones a lo largo de este meses que han mantenido en vilo a los habitantes de la zona.

El propio Conditt dejó por escrito en 2012, cuando tenía 17 años, sus puntos de vista políticos en una serie de entradas en un blog para un curso en el Austin Community Collegue del gobierno de Estados Unidos, según ha recogido el periódico local « Austin American-Statesman».

En esos textos, Conditt expresa puntos de vista conservadores en una variedad de asuntos. Estaba en contra del matrimonio homosexual y del aborto, y a favor de la pena de muerte.

En el caso del aborto, indicaba: «En primer lugar, si una mujer no quiere un bebé, o es incapaz de cuidar de él, no debería participar en actividades que estaban hechas por esa razón. Segundo, si vamos a dar a las mujeres el aborto libre, ¿por qué no dar a los hombres condones gratis, o algo así? ¿No deben tomar estas medidas preventivas la parejas?».

En cuanto al matrimonio entre parejas del mismo sexo, argumentaba que la homosexualidad no es «natural»». «Simplemente mirad los cuerpos del hombre y la mujer. Están obviamente diseñados para formar una pareja. El diseño natural es evidente. No es natural que se emparejen un hombre con un hombre y una mujer con una mujer. Sería como tratar de hacer encajar dos tornillos o dos tuercas entre sí y entonces decir «sí, es natural que vayan juntos».

«Los criminales ejecutados no vuelven a matar»

Acerca de la pena de muerte escribió: «Los criminales vivos hacen daño y matan de nuevo. Los ejecutados, no».

El propio Conditt, en una breve biografía se describía como no definido políticamente, aunque se ve a sí mismo como conservador. Así mismo, decía que les gustaba montar en bicicleta, el parkour (método de entrenamiento que busca desarrollar las capacidades físicas), el tenis, leer y escuchar música».

También era partidario de acabar con el sistema de registro de delincuentes sexuales. «Tú tienes a un tipo que ha cometido un crimen. ¿Ponerle en una lista (de delincuentes sexuales) mejorará las cosas? No haría solo que la gente le evitara, le impediría acceder a un trabajo y hacer amigos? ¿Solo por un delito que podía haber cometido hace quince años como un adolescente? En una nota al margen, la quinta parte de las violaciones se cometen por menores», escribió.

El joven acabó con su vida al hacer estallar un artefacto al borde de una carretera en Round Rock, localidad texana vecina de Pflugerville y situada unos 30 kilómetros al norte de Austin, mientras la Policía seguía sus pasos.

Un vecino llamado Jeff Reeb, cuyo nieto creció jugando con Conditt, señalaba en declaraciones recogidas por «Austin American-Statesman», al conocer la identidad del supuesto «Unabomber»: «Sé que es un cliché, pero no me podía imaginar esto», asegura.

El sospechoso se había graduado en el campus Northridge del Austin Community College y había trabajado en la empresa Crux Semiconductor en Austin como agente de compras, envíos y recepciones, según un perfil en una web de búsquedas de empleo. Antes trabajó como técnico de reparació de ordenadores.