Emmanuel Macron y Theresa May realizan una ofrenda floral durante la colocación de la primera piedra de un monumento británico
Emmanuel Macron y Theresa May realizan una ofrenda floral durante la colocación de la primera piedra de un monumento británico - EFE

Macron: «Nuestra historia es más importante que nosotros mismos»

Se cumple el 75 aniversario del desembarco de Normandía para liberar a los territorios de la Europa occidental ocupados por la Alemania nazi

Corresponsal en ParísActualizado:

Emmanuel Macron y Theresa May comenzaron poco antes de las 10 de la mañana las ceremonias solemnes del LXXV aniversario del desembarco aliado en Normandía, el 6 de junio de 1994, inaugurando un memorial en recuerdo de los soldados ingleses que participaron en aquella legendaria batalla, en Ver-sur-Mer.

Haciéndose eco de un sentimiento común, el presidente de Francia deseó instalar en su justo puesto el recuerdo de una batalla capital en la historia de la civilización europea: «Nuestra historia es más importante que nosotros mismos. Nuestros veteranos nos obligan».

En doce palabras, una lección de historia y los principios morales donde se funda del orden europeo: 1. La gran historia del Desembarco, aventura común trasatlántica, pieza maestra en la liberación y reconstrucción de Europa, es una matriz que sigue estando ahí, más allá de las turbulencias de las crisis europeas y trasatlánticas. 2. Los quinientos veteranos, europeos y americanos, que hoy vuelven a estar presentes en las batallas del Desembarco -centenarios muchos de ellos- son el recuerdo vivo de nuestra deuda colectiva con nuestros antepasados caídos por nosotros, en nombre de un ideal común.

Sentados los grandes principios del orden del día, Macron «descendió» a la historia del «día a día»: «Era imprescindible reparar esta anomalía. Era necesario consagrar un monumento a los soldados ingleses caídos hoy hace setenta y cinco años. Ellos son la mejor lección de la amistad entre nuestros pueblos».

Visiblemente emocionada, Theresa May, agradeció al presidente francés sus homenajes en términos muy líricos: «Me siento, nos sentimos, muy humildes, en presencia de estos hombres que ya estaban aquí hace setenta y cinco años. A ellos, en recuerdo de nuestros muertos, solo cabe una palabra que me sale del corazón: Gracias…».

Tras la ceremonia de Ver-sur-Mer, terminada con una oración, Emmanuel Macron y Theresa May siguieron la ruta del día, rumbo a Bayeux, en cuya catedral se celebró una ceremonia religiosa a las diez de la mañana.

Donal Trump y Justin Trudeau, primer ministro de Canadá se sumarán más tarde a las ceremonias que se prolongarán hasta primera hora de la tarde.