Activistas independentistas participan en una marcha que marca el 20 aniversario del traspaso de Hong Kong a la soberanía china del dominio británico, en Hong Kong
Activistas independentistas participan en una marcha que marca el 20 aniversario del traspaso de Hong Kong a la soberanía china del dominio británico, en Hong Kong - REUTERS

Hong Kong ilegaliza al partido independentista

Las autoridades justifican la prohibición por sus llamamientos a la violencia contra China

Corresponsal en PekínActualizado:

Por primera vez, las autoridades de Hong Kong tomaron ayer la polémica decisión de ilegalizar un partido político que propugna la independencia de esta antigua colonia británica con respecto de China. Según informa el diario «South China Morning Post», el secretario para la Seguridad, John Lee Ka-chiu, justificó la prohibición del Partido Nacional de Hong Kong por sus llamamientos a la violencia y su «discurso del odio» contra China, que no pueden ser considerados solo como «eslóganes políticos».

Durante los dos últimos años, la Policía ha vigilado al coordinador de este partido, Andy Chan Ho-tin, quien ha abogado por «cualquier medio que sea efectivo», incluida una «revolución armada», para conseguir la independencia. «Organizar manifestaciones y gritar eslóganes es inútil. Con respecto al uso de la violencia, lo apoyaríamos si es efectivo para hacernos oír», proclamó Chan durante la fundación del partido en 2016, recoge el SCMP.

Tanto esas palabras como sus proclamas en la radio animando a «pegar a los diputados» del Parlamento local para «liberar la rabia»le han puesto en la diana de la Policía, que en julio pidió su prohibción por suponer una «inminente amenaza para la seguridad nacional». Amparándose en la Sección 8 de la Ordenanza de Sociedades, que data de la época británica y se usaba contra las tríadas, el secretario de Seguridad argumentó que Chan «ha dicho públicamente que China es la colonizadora de Hong Kong y la gente del continente son enemigos, propagando negatividad y hostilidad».

Ante el temor a que esta ilegalización suponga un recorte de las libertades, Lee insistió en que los hongkoneses podrán seguir disfrutando de sus todos sus derechos, mayores que en el resto de China, pero recordó que estos «no son ilimitados». Aunque Hong Kong goza de bastante autonomía desde su devolución a China en 1997, en los últimos años ha visto crecer el control del autoritario régimen de Pekín.

Para que nada amenace su poder, el Gobierno central limita las elecciones locales, lo que a finales de 2014 provocó casi tres meses de manifestaciones multitudinarias y enfrentamientos con la Policía reclamando pleno sufragio universal. Tras el aplastamiento de aquellas protestas, bautizadas como la «Revuelta de los Paraguas», despertó la conciencia política de muchos jóvenes, entre ellos Andy Chan Ho-tin. Inhabilitado para concurrir a las elecciones de hace dos años por propugnar la independencia, su partido apenas cuenta con medio centenar de miembros. Pero, después de que el presidente chino, Xi Jinping, advirtiera el año pasado que la independencia es una «línea roja», ha caído sobre él todo el peso de la ley.