Heathrow y Gatwick invertirán millones de libras para protegerse de futuros ataques con drones

Los dos aeropuertos del país están dispuestos a invertir en seguridad similar a la del ejército para luchar contra estos aparatos

Corresponsal en LondresActualizado:

Tras el desastre y el caos que supuso el cierre de Gatwick por el supuesto avistamiento de varios drones el pasado 19 de diciembre durante tres días, lo que afectó el viaje de casi 150.000 pasajeros y provocó la cancelación de más de 1.000 vuelos, los dos principales aeropuertos del país (Gatwick y Heathrow) están dispuestos a invertir millones de libras en seguridad similar a la del ejército para luchar contra estos aparatos.

Según la prensa británica, tanto Heathrow (el aeródromo con mayor tráfico de Europa) y el propio Gatwick (el segundo de Reino Unido en número de pasajeros) buscan protegerse de futuros ataques como el que provocó el cierre de la pista de aterrizaje de este último en los días previos a la Navidad.

De hecho, un portavoz del aeropuerto de Gatwick, situado al sur de Londres, confirmaba que ya han comprado un sistema que proporciona un nivel similar de protección al que recibió del ejército británico y que lo habían instalado hace una semana, aunque no especificó de que tipo.

El ministerio de defensa británico confirmó esta semana que ya habían retirado los recursos que desplegaron el pasado día 20 de diciembre para ayudar a proteger la pista del ataque de estos drones y para tratar de dar con los causantes de estos disturbios.

Mientras, el ministro de Transportes, Chris Grayling, presidía ayer una reunión en la que los jefes de defensa, la policía y los funcionarios del Ministerio del Interior discutieron los planes futuros para hacer frente a la amenaza de los aviones no tripulados para las infraestructuras vitales del país.

Todo a pesar de que la policía sigue sin encontrar el aparato que habría sobrevolado esos días previos a la Navidad las inmediaciones del aeropuerto de Gatwick. Desde entonces, incluso, se han dado nuevos avistamientos que han dificultado todavía más la labor del personal del aeropuerto, que ha ido reestableciendo paulatinamente el funcionamiento normal de las instalaciones.

De hecho, la propia policía de Sussex, la que lidera las investigaciones asegura que habían recibido hasta 115 avisos de avistamientos provenientes, incluso, de miembros del staff técnico del aeródromo o de pilotos de aviones. Admitía Giles York, el comisario jefe de policía que algunos de ellos podrían ser incluso los que han dispuesto las autoridades para patrullar el aire y evitar que se produzcan más ataques de este tipo. Lo que si dejó claro York es que, a pesar de los rumores surgidos en los últimos días de que es posible que los avistamientos no fueran reales, estaba «absolutamente seguro» de que un dron estaba volando cerca de las pistas del aeropuerto durante los tres días que Gatwick permaneció cerrado.

La policía, por tanto, «sigue buscando a los responsables» confirmó y volvió a reiterar que sigue en pie la recompensa de unos 55.000 euros a cambio de información que lleve al arresto de estos. Todo, tras haber detenido a una pareja de británicos que posteriormente fue liberada sin cargos y que obligó a los cuerpos policiales a disculparse con ellos.