Eurodiputados británicos dan la espalda mientras suena el himno europeo en Estrasburgo
Eurodiputados británicos dan la espalda mientras suena el himno europeo en Estrasburgo - EP

Espectáculo de los «brexiters» en la apertura de la Eurocámara

Los socialistas propondrán hoy a su candidato para presidir la cámara

BruselasActualizado:

Con la misma actitud grosera que hace cinco años, los eurodiputados británicos del partido del Brexit, encabezados por el demagogo Nigel Farage, volvieron a ponerse de espaldas en el momento en el que sonaba el himno europeo en la sesión inaugural de la legislatura en el Parlamento de Estrasburgo. Se suponía que no deberían estar allí, pero ya que aún se aprovechan de las instituciones europeas, Farage ya había advertido vía redes sociales que su única intención era la de provocar («provocativamente provocadores») al menos hasta el 1 de noviembre, cuando se supone que se habrá producido la desconexión.

En contraste, sus compatriotas, los diputados liberal-demócratas vestían una camiseta amarilla (en su caso sin conexión con ninguna simbología como la de los separatistas catalanes) con el lema de «detener el Brexit».

Por ello Farage se explayó en sus críticas contra los dirigentes conservadores británicos que desde hace más de tres años que se celebró el referéndum no han sido capaces de organizarse para la separación y actualmente ni siquiera se sabe quién será el próximo primer ministro o si va a ser necesario que haya elecciones. «De hecho -dijo Farage- no estoy particularmente enojado con la Unión Europea o el Sr. Barnier, que hicieron su trabajo. Fue la clase política británica quien decepcionó a su gente».

La sesión sirvió para poco más puesto que la conferencia de Presidentes ya había previsto aplazar hasta hoy la preceptiva elección del presidente, a la espera del diseño de los equilibrios institucionales que se estaba pactando en el Consejo. Una vez resuelto, ya se sabe que socialistas y populares se repartirán la legislatura en los dos mendatos de dos años y medio. Anoche el grupo popular estaba esperando conocer cual era la propuesta de candidatura de los socialistas, que tendrán que aprobar a cambio de que estos hagan lo mismo cuando el candidato sea un popular. Sin embargo, la primera idea que circulaba era la del búlgaro Sergei Stanichev, que fue rechazada por los populares porque se considera un personaje poco flexible ideológicamete para el puesto. Por ello se esperaba que el elegido fuera el italiano David Sassoli, vicepresidente en la anterior legislatura.

El presidente del Parlamento necesita el apoyo de los principales partidos políticos que han de formar una mayoría simple. Ayer todo estaba particularmente difuso después de tres días de negociaciones en el Consejo, pero no está claro tampoco que los propios socialistas vayan a comportarse de forma muy disciplinada en esta primera votación.

La elección del presidente del Parlamento es esencial puesto que precede a cualquier otro paso. Una vez resuelto este dilema, será posible la atribución de los demás puestos, los de los 14 vicepresidentes especialmente los de los questores, un cargo que se dedica específicamente a controlar los aspectos administrativos de la vida de los eurodiputados, lo que puede dar una idea de la importancia real que tienen en el trabajo cotidiano de la cámara.

Y, por supuesto, las comisiones y sus presidentes, suplentes y ponentes. Se trata de un proceso muy rápido en el que a veces los diputados votan más contra alguien que a favor de otros, pero que permitirá que todos se hagan una idea más real de de la situación.