El petrolero iraní Adrian Darya
El petrolero iraní Adrian Darya - Reuters

EE.UU. ofrece 15 millones de dólares al capitán del petrolero iraní Adrian Darya

El Departamento de Estado norteamericano ofrece además esta recompensa a cualquiera que «permita entorpecer los mecanismos por los que se financia el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estados Unidos anuncia que ha ofrecido una recompensa de hasta 15 millones de dólares al capitán del petrolero iraní Adrian Darya, sancionado por Washington y liberado en agosto de la colonia británica de Gibraltar, por acercar el buque a cualquier país que esté dispuesto a incautárselo.

El Departamento de Estado de EE.UU. promete además esa misma recompensa por cualquier «información que permita entorpecer los mecanismos por los que se financia el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC, en inglés) y sus ramas», ha indicado en un comunicado.

«Esto incluye buscar información sobre la venta ilícita de petróleo por parte del IRGC, incluido a través de petroleros como el Adrian Darya» agrega el comunicado.

El superpetrolero iraní Adrian Darya 1 se encuentra frente a las costas sirias, a unos 90 kilómetros del puerto de Tartús, donde tiene prohibido desembarcar el crudo por las sanciones de la Unión Europea (UE) a Siria, motivo por el que fue retenido en Gibraltar a petición de Estados Unidos.

El director general del puerto de Tartús, Ali Hassan, ha confirmado a Efe que el buque se ubica a 90 kilómetros de la costa, en el mar Mediterráneo entre Chipre y Siria, y precisó que navega ahora hacia el norte, si bien se desconoce cuál es su destino.

El transpondedor del buque, antes llamado Grace 1, dejó de emitir señal el 2 de septiembre frente a la ciudad costera siria de Al Hamidiya, muy cerca de la frontera con el Líbano y poco más de 20 kilómetros al sur de Tartús.

El Adrian Darya 1 estuvo retenido en la colonia británica de Gibraltar desde principios del pasado julio hasta el 18 de agosto, después de que Estados Unidos lo acusase de pretender transportar 2,1 millones de barriles de crudo a la Guardia Revolucionaria iraní en Siria.

De esa forma, violaría las sanciones de la UE contra ese país árabe.