Carta contra el «Brexit» de un tercio de las mayores firmas británicas

En una misiva que publica «The Times» advierten de que dejar la UE pondría a la economía en riesgo

LUIS VENTOSO
Corresponsal en LondresActualizado:

El Gobierno de Cameron y la campaña por el «sí», Stronger in Europe, han promovido una carta del empresariado británico a favor de continuar en la UE, que ha contado con el apoyo de 36 de las mayores cien firmas del FTSE, la bolsa británica. Las compañías, entre las que figuran dos bancos, BT, los aeropuertos Heathrow y Gatwick, EsayJet, BAE Systems, Burberry, Shell o Marks & Spencenr, afirman en su misiva publicada hoy en «The Times» que salir de Europa sería una amenaza para los empleos y perjudicial para la economía.

La carta ha sido suscrita en total por los presidentes o consejeros delegados de 200 compañías británicas. En su texto destacan que «las empresas necesitan un acceso sin reservas a un mercado de 500 millones de personas para continuar creciendo y poder seguir creando puestos de trabajo». Repitiendo el que ya es el eslogan de campaña de Cameron, afirman que «el Reino Unido será más fuerte, más seguro y mejor dentro de la UE».

Dada la división que sufre Cameron en el seno de su propio partido, el espaldarazo de relevantes compañías, muchas de ellas grandes multinacionales, es muy importante para el primer ministro y quienes abogan por del «sí». En la difícil campaña escocesa los unionistas también recurrieron al apoyo del establisment del mundo de los negocios. Pero tras el referéndum algunas compañías sufrieron boicots en Escocia promovidos por los independentistas derrotados. Tal vez por eso, supermercados como el popular Tesco, Sainsburys y Morrison han declinado firmar la carta, apelando a su «imparcialidad política».

Advertencia de Moody´s

La campaña Leave EU prefiere mirar la botella medio vacía y destaca que dos tercios de las mayores firmas del FTSE han rechazado apoyar la causa pro europea, a pesar de las presiones de Downing Street. Llegan a acusar incluso al primer ministro de «acosar a las grandes empresas utilizando dinero público». También se han negado a firmar los bancos Lloyds y Royald Bank of Scotland, en los que el Estado conserva participaciones tras su nacionalización debido a su situación agónica tras la crisis de 2008.

La economía empieza a ser el gran termómetro de la incertidumbre que ha abierto el referéndum, que mantiene abierto en canal al Partido Conservador. El lunes la libra sufrió su mayor caída frente al dólar en siete años y el director del Banco de Inglaterra, Mark Carney, acaba de reconocer esta mañana en el Parlamento que en buena medida se debe a la inquietud generada por la consulta. Moody’s también advirtió el lunes que el Brexit llevaría a revisar la calificación de la deuda británica. Tras el debate parlamentario de ayer, donde constató que casi la mitad de sus diputados están por el Brexit, Cameron iniciará hoy su campaña por todo el país defendiendo la permanencia en la Unión Europea.