Boris Johnson llega al poder con la promesa de un Brexit en octubre, duro o blando

El excéntrico exalcalde de Londres se convertirá hoy en primer ministro del Reino Unido tras ganar con holgura la votación de los afiliados conservadores

LondresActualizado:

Boris Johnson fue elegido líder del Partido Conservador del Reino Unido después de batir al ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, por 92.153 votos contra 46.656 entre los afiliados del partido. El exalcalde de Londres y personaje célebre de la vida británica ya había obtenido la mayoría absoluta de votos de los diputados de su grupo parlamentario en el proceso de criba de los candidatos.

Nada más anunciarse su triunfo, el nuevo líder «tory» pronunció unas breves palabras, elogiando efusivamente a su rival, Hunt, «repleto de ideas que ahora le robaré», anunció. Elogió también a la hasta hoy primera ministra, Theresa May, y reivindicó la cultura de un Partido Conservador que tiene «el mejor entendimiento de la naturaleza humana». Se comprometió así mismo a armonizar los instintos británicos de amistad con Europa y de autogobierno, unir al país y derrotar al líder laborista, Jeremy Corbyn.

Está previsto que Johnson, de 55 años, reciba hoy el encargo de la Reina Isabel II de formar un gobierno y de dirigirlo, en sustitución de May, que en un mandato de tres años ha ejercido en las últimas semanas como primera ministra interina, después de que el Parlamento británico rechazase en tres ocasiones el Acuerdo de Salida negociado con la Unión Europea y también que lo presentara de nuevo a votación.

El relevo a apenas cien días de la salida de la Unión Europea es un momento de ilusión de los partidarios del Brexit, que a menudo achacan la compleja situación política que atraviesa el Reino Unido a que May y ministros destacados de sus gabinetes votaron por la permanencia en el referéndum de 2016.

El excéntrico columnista, exministro de Asuntos Exteriores y antiguo alcalde de Londres, se comprometió una y otra vez durante la carrera por la sucesión a sacar al Reino Unido de la UE en la fecha prevista, el 31 de octubre, «con o sin acuerdo». «Vamos a creer de nuevo en nosotros mismos y a levantarnos como un gigante dormido», animó ayer un victorioso Johnson a sus parroquianos.

Renuncia oficial de May

La participación del popular Johnson en la campaña del «Out» fue un importante factor de su victoria y el nuevo líder conservador está ahora comprometido con la marcha de la UE sin acuerdo, si la rápida negociación no tiene éxito.

May comparecerá hoy a mediodía en la Cámara de los Comunes para someterse a su última sesión semanal de preguntas a la primera ministra y, tras su regreso a la residencia oficial de los jefes del Gobierno, en el 10 de Downing Street, partirá hacia el palacio de Buckingham, donde informará a la Reina de su renuncia. May aseguró que seguirá como diputada en el inmediato futuro.

La falta de un domicilio conocido de Johnson, tras su separación de la madre de sus cuatro hijos reconocidos y la mudanza de su actual pareja, la profesional de la comunicación política Carrie Symonds, después de la delación a los medios por un vecino de una bronca de la pareja, nubla los detalles sobre el siguiente paso del protocolo, la conducción del aspirante en coche oficial para informar a la Reina de su confianza en formar gobierno.

No se puede descartar que la oposición y diputados conservadores que no quieren a Johnson como líder intenten obstaculizar su confirmación como primer ministro, mediante una moción de censura antes de que el Parlamento cierre por vacaciones, al terminar la sesión de mañana jueves.

El secretario de Estado de Exteriores, Alan Duncan, dimitió el lunes para promover una moción de ese tipo, que fue rechazada por el presidente de la Cámara de los Comunes. También comunicaron ayer su salida del Ejecutivo los ministros de Justicia, David Gauke, y de Desarrollo Internacional, Rory Stewart. Este último fue uno de los rivales de Boris Johnson en la carrera por el liderazgo de los conservadores. El titular de Economía, Philip Hammond, había anticipado su marcha, aunque ayer se limitó a felicitar al nuevo líder.

Corbyn pide elecciones

Si no tienen éxito las conspiraciones para mostrar que el flamante primer ministro no dispone de la mayoría necesaria para gobernar -la actual entre conservadores y unionistas norirlandeses es de cuatro escaños y aún puede reducirse más en una próxima elección local en Gales-, Johnson iniciará la gobernación con la delicada designación de su Gabinete y la urgente diplomacia del Brexit para cumplir con su compromiso de ejecutarlo antes del 1 de noviembre.

Jeremy Corbyn reclamó ayer mismo la convocatoria de unas elecciones parlamentarias anticipadas, ya que la llegada de Boris Johnson a Downing Street se va producir sin haberse «ganado el apoyo del pueblo», sino que ha conseguido únicamente el respaldo de «menos de 100.000» afiliados de su partido.

La primera ministra saliente felicitó ayer públicamente a su sucesor y, pese a las continuos ataques y zancadillas recibidos de Boris Johnson a lo largo de los últimos años, le ofreció a través de Twitter su «pleno apoyo» para conseguir «un Bexit que funcione para todo Reino Unido».