El primer ministro británico, Boris Johnson, durante una sesión en el Parlamento

El Alto Tribunal de Escocia declara ilegal la suspensión del Parlamento británico

La decisión no afectará por el momento al actual cierre de la cámara, si bien supone un revés judicial para el gobierno de Boris Johnson

ABC
Actualizado:

El Tribunal de Apelación de Escocia, la máxima instancia judicial de ese territorio, declaró este miércoles «ilegal» la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de suspender el Parlamento del Reino Unido en el período previo a la salida del país de la Unión Europea (UE), fijada para el 31 de octubre.

Los tres jueces que componen la corte de apelación de mayor rango de Escocia revocaron así un fallo anterior, emitido a principios de septiembre, que dictaminó que el cierre sí se ajustaba a la legalidad.

Los abogados de la acusación, compuesta por más más de 70 parlamentarios que se querellaron contra el gabinete conservador, argumentaron que la decisión de Johnson de suspender el parlamento durante cinco semanas fue ilegal y viola la constitución, ya que fue diseñada para sofocar el debate parlamentario sobre el Brexit.

Las reacciones de la oposición no se hicieron esperar. La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, destacó la «gran importancia constitucional» de la decisión. Keir Starmer, portavoz laborista para el Brexit, agradeció el fallo del tribunal e instó a Johnson a cancelar inmediatamente la suspensión. En esta misma línea se mantuvo el fiscal general en la sombra, Shami Chakrabarti, que recordó al primer ministro que «a pesar de lo que cree, no está por encima de la ley».

El Gobierno británico, por su parte, afirmó que está «decepcionado» con la decisión y anunció que la recurrirá ante el Tribunal Supremo.

La decisión de la corte escocesa no está previsto que altere, por el momento, los planes de suspensión de la Cámara de los Comunes –que quedó clausurada este martes–, ya que, ante la apelación presentada, el caso se dirimirá el 17 de septiembre en la corte suprema.