El poder de Hollande en la política germana
La canciller alemana, Angela Merkel - afp

El poder de Hollande en la política germana

Los socialdemócratas alemanes tendrán que decidir si debilitan el liderazgo de Merkel en Europa, y refuerzan el poder del presidente electo francés

corresponsal en berlín Actualizado:

Los socialdemócratas alemanes (SPD) tendrán a corto plazo la llave para la aprobación del Pacto Fiscal, que en Alemania precisa de una mayoría de dos tercios en el Parlamento. Lo que, a su vez, le da un cierto «poder» al presidente electo francés, François Hollande, en la política económica germana. Su reciente victoria ha supuesto un fuerte impulso moral y político para el SPD, que se sienten ahora en la obligación de mostrar cierta solidaridad con sus compañeros franceses.

La canciller, además, necesita el apoyo de socialdemócratas y verdes para llegar en una posición de fuerza a la próxima cumbre europea del 23 de mayo. El SPD, por tanto, tendrá que calibrar hasta dónde va a presionar a Merkel y hasta qué punto está dispuestos a forzar un giro en la política económica europea. Un giro que reduciría el liderazgo de Merkel en la UE y reforzaría la posición de Hollande. Aunque el SPD también es partidario del rigor y tampoco desea cambios radicales.

En todo caso, la derecha alemana ha percibido este peligro. El diario «Die Welt» ha afirmado que, si el SPD se convierte en abanderado de Hollande, «rozaría la traición a la patria». Lo que de alguna manera invoca al espíritu de agosto de 1914: aquella patriótica unión sagrada que llevó a los socialdemócratas alemanes a abandonar el internacionalismo y votar disciplinadamente a favor de los créditos de guerra que condujeron a las trincheras de la Primera Guerra Mundial.