El féretro del primer jefe de Gobierno que tuvo Singapur
El féretro del primer jefe de Gobierno que tuvo Singapur - efe

Miles de personas despiden a Lee Kuan Yew, el «padre» de Singapur

Líderes internacionales asisten al funeral de Estado del fundador del país, una de las figuras más influyentes del Sudeste Asiático

Actualizado:

Bajo un intenso diluvio, miles de personas llenaron este domingo las calles de Singapur para despedir el cortejo fúnebre del fundador del país, Lee Kuan Yew. El paso del féretro fue acompañado por singapurenses de todas las edades, clases sociales, razas y religiones que habían esperado durante horas a lo largo de los 15 kilómetros que separaban el Parlamento del Centro Cultural Universitario donde se celebró el funeral de Estado.

A la ceremonia oficial acudieron numerosos líderes de todo el mundo, especialmente de la región asiática, entre los que se encontraban los primeros ministros de Japón, Shinzo Abe, India, Narendra Modi, Australia, Tonny Abbot, la presidenta de Corea del Sur, Park Guen-Hye, y el vicepresidente de China, Li Yuanchao. El gobierno norteamericano estuvo representado por el ex presidente Bill Clinton y por el antiguo secretario de estado Henry Kissinger, amigo personal y admirador de Lee Kuan Yew. Tras los discursos de la familia y políticos locales, se guardó, incluso en las calles más bulliciosas de la ciudad como Orchard Road, un minuto de silencio, anunciado por las sirenas de defensa civil. El himno nacional, Majulah Singapura, puso fin al funeral y, posteriormente, el cadáver del dirigente singapurense fue incinerado en el crematorio de Mandai en un acto privado.

Una semana después del fallecimiento del «padre» de Singapur, casi medio millón de personas ha rendido homenaje a su líder, desfilando delante del féretro que se había instalado en el Parlamento y otro millón más lo ha hecho en centros cívicos de cada barrio. Miles de singapurenses soportaron hasta diez horas de cola, bajo un calor asfixiante, en Padang, el campo de cricket de la época colonial convertido en campamento, para despedir al hombre que consideran ha sido el artífice del éxito del país. «Diez horas de espera no son nada comparado con todo lo que ha hecho por nosotros y por Singapur», explicaba a ABC una de las adolescentes que pasó la noche del viernes en la vigilia.

Singapur ha vivido en los últimos días una«LeeKuanYewmanía»sin precedentes que, además, ha acercado a los más jóvenes a una figura que tan solo conocían por las referencias de sus padres o abuelos y los libros de historia. Radios, televisiones, libros, cuadros o exposiciones tienen un único protagonista apenas unos meses antes de que el país celebre el 50 aniversario de su independencia. Cassandra Chew, periodista de 31 años, ha expresado durante el funeral lo que muchos de sus compatriotas han sentido estos días. «No puedo creer lo afortunada que he sido por nacer en Singapur. Gracias por todo, Lee Kuan Yew», ha dicho en uno de los más emotivos discursos de despedida.

Lee Kuan Yew falleció el pasado 23 de marzo, a los 91 años de edad, víctima de una neumonía. Fue primer ministro de Singapur desde 1959 hasta 1991 y convirtió el pequeño país asiático en una economía del primer mundo.