El jefe del Estado Mayor, Martin Dempsey, junto al Secretario de Defensa, Chuck Haguel, hoy, en Washington
El jefe del Estado Mayor, Martin Dempsey, junto al Secretario de Defensa, Chuck Haguel, hoy, en Washington - reuters
crisis en irak

Jefe del Estado Mayor de Estados Unidos culpa de la situación en Irak a Al Maliki

El general Martin Dempsey afirma que el gobierno iraquí «ha fallado a su gente» y descarta que se puede producir una situación similar en Afganistán

Actualizado:

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, achacó hoy la crisis iraquí a la actitud del Gobierno del primer ministro, Nuri al Maliki, que ha perdido el control amplias zonas frente a las milicias extremistas suníes.

Dempsey dijo en una audiencia en el Senado que había poco que Estados Unidos pudiese hacer «para compensar el grado en el que el gobierno de Irak ha fallado a su gente».

Tanto Dempsey como el secretario de Defensa, Chuck Hagel, negaron que la ausencia de tropas estadounidenses tras el fin negociado de la guerra de Irak, a finales de 2011, haya sido la razón definitiva que ha llevado al grupo extremista suní del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) a hacerse con el control de gran parte del país.

Dempsey confirmó en la audiencia queel Gobierno iraquí ha pedido a Estados Unidos apoyo con ataques aéreos contra posiciones del EIIL, pero el general se mostró cauto por las dificultad que entraña marcar con claridad los objetivos militares.

Como ejemplo, el máximo líder militar dijo que en Mosul, tomada por el EIIL la semana pasada, una base ha pasado de estar en manos del Ejército iraquí a los rebeldes suníes y finalmente a los «peshmergas» (tropas kurdas), lo que complica el éxito de posibles ataques aéreos.

Hagel y Dempsey no quisieron adelantar su postura sobre las opciones militares que podrían ayudar a frenar los avances del EIIL a la espera de que el presidente estadounidense, Barack Obama, trate hoy con los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes las opciones en Irak.

Hagel y Dempsey negaron que se pueda repetir la situación de Irak en Afganistán –país del que las tropas estadounidenses se retirarán a finales de 2016–, donde dos divisiones militares y una unidad de la policía entrenadas por EE.UU. huyeron y desertaron ante la llegada de los milicias suníes del EIIL.

«Los (militares) afganos son mucho más tenaces que los (militares) iraquíes», opinó Dempsey, quien recordó que, no obstante, unidades compuestas de suníes y chiitas se mantienen dispuestas a defender Bagdad.