La prensa británica, contra Juncker: «Es un mentiroso al que le gusta la bebida»

«The Sun» lidera una campaña de acoso y derribo personal contra el candidato luxemburgués a presidir la Comisión

ana mellado
Actualizado:

«Juncker es un mentiroso autoproclamado, al que le gusta la bebida. Su suegro fue un simpatizante nazi que persiguió a judíos en su propio país». Desde su condición de desleal, a sus supuestos problemas de alcoholismo o la vinculación de su familia con las tropas de Hitler durante la II Guerra Mundial. El tabloide británico «The Sun» dispone de un nutrido arsenal de acusaciones y adjetivos envenenados para boicotear la candidatura del luxemburgués Jean-Claude Juncker para presidir la Comisión Europea.

En una portada que quedará para el recuerdo, el diario propiedad de Rupert Murdoch publicó el pasado miércoles un artículo titulado «Seis razones que explican por qué es el hombre más peligroso de Europa». El pasado domingo, tras hurgar en todos y cada uno de los familiares de Juncker en busca de algo que pudiera sacarle los colores, «The Sun» volvió a cargar la escopeta. El que busca y encuentra y para deleite del periódico hallaron un supuesto lazo que vinculaba a su cuñado con los nazis durante la II Guerra Mundial.

Como era de esperar, la respuesta enfureción al Partido Popular Europeo que vertió su respuesta en la cuenta de Twitter: «Indignado por los ataques en la prensa británica a Juncker. Abominables e irrespetuosos. Respeta mi voto».

Además, la formación de Juncker en Luxemburgo, el Partido Popular Social Cristiano (CSV) denunció la «vergonzosa campaña» contra el candidato que trata de evitar que presida la Comisión «a toda costa», según el periódico Luxemburguer Wort.

«No se pondrá de rodillas»

El rotativo The Guardian asegura que los ataques de la prensa británica realmente están minando a Juncker, aunque añade que el candidato no «se pondrá de rodillas» para que Londres apoye su candidatura.

Desde la celebración de las elecciones europeas el pasado mes de mayo, el primer ministro británico, David Cameron, orquesta una campaña organizada 'anti-Juncker', a la que recientemente se han unido los principales partidos políticos británicos. Cameron ve en Juncker a un estandarte de la «vieja guardia» comunitaria que no aceptará las reformas que él propugna para la UE. Para incrementar la presión sobre Bruselas, ya amenazó la semana pasada con sacar a su país de la UE si el luxemburgués es finalmente el elegido para tomar el testigo de Barroso.

Actualmente el premier británico se encuentra en Suecia, reunido con su primer ministro, Fredrik Reinfeldt, el primer ministro danés, Mark Rutte, y la canciller alemana, Angela Merkel, en una mini cumbre sobre la UE. Reinfeldt ha reflexionado sobre el impacto que podría tener la elección de Juncker en el Reino Unido, de cara al referéndum sobre la pertenencia del país a la Unión Europea convocado para el 2017, si Cameron sale reelegido. El euroescepticismo británico ve en Juncker a un fuerte aliado que no hará más que evidenciar los motivos por los que Reino Unido debe abandonar el bloque europeo.

Además de la virulencia de la campaña de la campaña de acoso y derribo a Juncker enarbolada por sensacionalista «The Sun», el resto de la prensa británica sin emplear unos calificativos tan afilados, le tilda de «federalista primario» y «despiadado oportunista» que pertenece ya al «pasado».

«En Gran Bretaña, Juncker está considerado como un federalista y no encarna a la figura carismática como podría ser Jacques Delors. Si nos recordáramos de los ataques que éste recibió de la prensa aquí, no es sorprendente que ahora arremeta todavía más contra Juncker», dice Stephen Tindael analista político del Centre for European Reform en Londres.

El antiguo especialista de «The Guardian» sobre asuntos europeos, John Palmer, va más allá y ya habla de la «yihad de Cameron contra Juncker».