Estalla una crisis grave en el partido de Sarkozy
Jean-François Copé - afp

Estalla una crisis grave en el partido de Sarkozy

Jean François Copé, hasta hoy presidente en funciones de la UMP, ha presentado su dimisión ante la victoria de Le Pen

Actualizado:

La Unión por un Movimiento Popular (UMP), el partido de Nicolas Sarkozy, se ha precipitado en una crisis grave, que puede culminar con la refundación o implosión del partido de la derecha francesa.

Tras varias semanas de tensión, Jean-François Copé ha anunciado su dimisión como presidente del partido, la mañana del martes, «a partir del 15 de junio».

Dimitido Copé, buena parte de la dirección del partido conservador deberá dimitir, igualmente. Un «bureau» político excepcional debe reunirse a lo largo de la tarde del miércoles para «tomar las decisiones que se imponen». Un congreso excepcional pudiera refundar el partido, el otoño que viene, si la UMP, deshilachada, consigue sobrevivir varios meses.

Los pésimos resultados en las elecciones europeas han acelerado la crisis de fondo, que tenía varios frentes.

Desde hace meses, las distintas «familias» del partido se disputaban el liderazgo y orientación estratégica, enfrentando a los partidarios de una derecha «dura» y los partidarios de una gran alianza con los centristas.

Tras esas batallas de fondo estalló una nueva crisis, relacionada con una oscura historia de facturas falsas, con las que pudo financiarse una parte de la campaña presidencial de Nicolas Sarkozy, el 2012.

Implosión del UMP

Comentando los resultados de las elecciones europeas, varios primeros ministros conservadores, Alain Juppé, François Fillon y Jean-Pierre Raffarin, comenzaron a «pedir cuentas» al presidente en funciones, Jean-François Copé.

Las relaciones entre Copé, sus amigos y la empresa de comunicación que realizó la campaña presidencial de Sarkozy, el 2012, han terminado precipitando la dimisión del presidente del partido, abriendo una crisis imprevisible.

Sarkozy ha estado personalmente al margen de la crisis. Y, por ahora, nadie lo ha implicado directamente en la crisis de fondo. Los riesgos de refundación o implosión de su partido pueden afectar los proyectos del expresidente, que tiene varios rivales dispuestos a disputarle el liderazgo de la derecha francesa.