Un atentado antijudío tiñe de sangre la campaña en Bruselas
La Policía trabaja en la escena del crimen - REUTERS

Un atentado antijudío tiñe de sangre la campaña en Bruselas

Un desconocido mató a tiros a tres personas e hirió gravemente a un cuarto junto al Museo Judío de la ciudad

Actualizado:

Mientras en el centro de las ciudad de Bruselas miles de personas disfrutaban del Festival de Jazz , ayer se produjo un atentado que las autoridades no han dudado en calificar de acto antisemita. Tres personas resultaron muertas y una cuarta gravemente herida como consecuencia de un tiroteo ocurrido en las proximidades del Museo Judío de Bélgica, cerca de la plaza del Sablón, una zona muy turística de la capital europea. Según la ministra del Interior, la democristiana Joëlle Milquet,«todo apunta a un atentado antisemita», informó el diario «La Libre Belgique».

La mayoría de los dirigentes políticos se han expresado a través de las redes sociales, teniendo en cuenta que Bélgica vivía la jornada de reflexión previa a las elecciones europeas, nacionales y regionales que se celebran hoy y en las que volverá a estar en juego la integridad del país.

«Muy consternado por los acontecimientos en Bruselas. Mis sinceras condolencias y todo mi apoyo a las familias de las víctimas y a sus allegados», dijo el primer ministro Di Rupo, a través de la red social Twitter.

El ministro de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, que se encontraba casualmente cerca del lugar cuando tuvo lugar el crimen, señaló también en su cuenta de Twitter que se encuentra «conmocionado» por las muertes ocurridas y que sus pensamientos «están con las víctimas y sus familias». Reynders ha aparecido fotografiado en el mismo crdon de seguridad de la policía y de hecho fue una de las personas que llam a los servicios de emergencia al percatarse de la gravedad de lo sucedido.

Según lal versión de los hechos que han ofrecido los testigos presenciales y que ha contado la prensa belga, el autor de los disparos es un hombre que viajaba en un coche de la marca Audi, que había aparcado su vehículo en doble fila frente a la entrada del Museo Judío. Descendió al parecer junto a otro pasajero y tras disparar contra las personas que se encontraban en el lugar, subió a su coche y se dio a la fuga,

Según algunas versiones, los disparos se produjeron en el interior del museo Judío, mientras que otros hablaban de que también hubo disparos en el exterior.

Un detenido

El responsable de Policía de Bruselas-Ixelles, Guido Van Wymersch, declar que los fallecidos son dos mujeres y un hombre. El alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, también presente en el lugar, calificó los hechos de «extremadamente graves» y dijo que la Policía sigue «una pista seria». Los servicios de asistencia atendeiron a cerca de una docena de personas que se encontraban en el lugar de los hechos y que estaban en estado de shok después de haber asistido al crimen.

La policía contaba desde un principio con la matrícula y las caracteristicas del coche de los atores del crimen por lo que rápidamente se cerraron las principales arterias de la ciudad. A pesar de ser un sábado, eso reprodujo los gigantescos atascos de un día de diario en Bruselas.

Algunos medios daban por hecho que la policía había detenido ya ayer mismo a uno de los autores y que la cuarta víctima habría fallecido a causa de sus heridas en el hospital de Saint Pierre, que se encuentra en las proximidades.

«Ataque contra Europa»

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha condenado el atentado, que ha calificado de «ataque contra los valores europeos», informa Ep.

«Condeno con firmeza este terrible acto que parece dirigido contra un símbolo religioso en el corazón de una capital europea. Este ha sido un ataque contra los valores europeos que no podemos tolerar», ha afirmado Barroso en un comunicado oficial.

Barroso afirma estar «profundamente conmocionado» por este acto que «ha costado la vida a tres personas inocentes» y traslada sus condolencias a los familiares y amigos de las víctimas.

También el presidente francés, François Hollande, ha condenado la «terrible masacre» y ha trasladado la solidaridad de Francia al pueblo belga.