Marine Le Pen refundará el Frente Nacional para conquistar «el poder de estado»
Marine Le Pen interviene en un acto de su partido el pasado día 25 de marzo - reuters

Marine Le Pen refundará el Frente Nacional para conquistar «el poder de estado»

A las puertas de unas municipales que pueden consolidar su ascenso, la dirigente ultraderechista promete «una gran fuerza política que no será de izquierda ni de derecha»

juan pedro quiñonero
Actualizado:

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha), se propone “refundar” su propio partido, para crear una “gran fuerza política que no será de izquierda ni de derecha”, y le permitirá “conquistar el poder”. El vespertino Le Monde abre su primera página con un titular a cuatro de sus seis columnas, diciendo: “Marine Le Pen nos cuenta su estrategia para conquistar el poder”.

La presidenta del FN describe la aventura de sus aspiraciones a “conquistar el poder” (del Estado) en unos términos muy generales, que ella desmenuza de este modo: “Nos proponemos crear un gran movimiento patriota, ni de izquierda y derecha, muy alejado del PS de Hollande y de la UMP de Sarkozy. Con esa fuerza, que hoy encarna el Frente Nacional, podremos ofrecer un balance, una propuesta que será la gran alternativa al modelo del actual partido único que hoy se llama PSUMP”.

Marine Le Pen afirma que tal proceso comenzará dentro de unas semanas, tras la segunda vuelta de las elecciones municipales del domingo. El programa de esa “nueva fuerza patriótica” se parece como una gota de agua al programa del FN: “Estamos en el año cero del nacimiento de un gran movimiento patriótico, que se fundará en ideas totalmente opuestas a la política actual: nosotros defenderemos la nación, rechazaremos el ultraliberalismo, denunciaremos el europeísmo. Seremos capaces de poner en evidencia que ese será el camino que nos conducirá a la conquista del poder”.

Le Monde jalea tal “ambición” consagrando buena parte de su primera página a ese “proyecto” de “conquista del poder”, cuando, en verdad, la implantación real de la extrema derecha francesa continúa teniendo las proporciones de un grupúsculo que hace mucho ruido, acapara mucho espacio informativo, pero tiene una fuerza real mucho más modesta.

En la actualidad, el FN tiene 3 eurodiputados, en un Parlamento Europeo de 766 eurodiputados. Hay dos diputados en la Asamblea Nacional, que tiene 577 escaños. En las elecciones municipales de 2008, el FN consiguió ganar una decena de alcaldías. Seis años después, solo quedan 5 de aquellos alcaldes: el resto han dimitido o han sido expulsados. El FN espera ganar entre 10 y 18 alcaldías, el domingo, en una Francia donde hay 36.635 municipios, de los que, en total, la extrema derecha apenas podría controlar una veintena, corta. El domingo serán elegidos, igualmente, 519.947 concejales, en toda Francia. Unos 1.000 pudieran ser de extrema derecha.

Sin implantación nacional, pero beneficiándose del “morbo” de su retórica, Marine Le Pen espera que el FN continúe creciendo en las próximas elecciones europeas, pasando de 3 a 5 o 6 eurodiputados, en un Parlamento Europeo de 766 eurodiputados.