Henrique Capriles: «No queremos un golpe de Estado»

El líder opositor ha denunciado que «hay videos y fotos en los que se ve a grupos armados por el Gobierno que dispararon contra jóvenes» en la jornada de ayer

ep
Actualizado:

El líder de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, ha asegurado que la coalición opositora «no quiere golpe de Estado», a pesar de que el Gobierno dice que ese era el objetivo de la ola de violencia que se desató ayer en Caracas dejando un saldo de tres muertos y 66 heridos.

Así lo ha afirmado en la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves, en la que ha explicado que «la resistencia no crece si continuamos llamando a salidas que no nos llevan a ningún lado». «Nosotros elegimos un camino que para algunos es muy largo, pero que es seguro: meternos en el corazón de los venezolanos», ha dicho.

En esta línea ha vuelto a condenar los disturbios capitalinos. «Y lo voy a seguir haciendo porque, aunque hay gente que me ataca porque no soy violento, las bolas o la valentía no se ven por quién hable más duro o tire más piedras, es el que con sus pensamientos y sus ideas cambia los modos de pensar», ha afirmado.

Capriles ha instado al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a hacer lo mismo y «deslindarse de los grupos armados» por el Gobierno. «Porque (lo utilizado ayer en Caracas) no eran perdigones ni gases, eran armas de fuego», ha insistido. «Nos piden que nos deslindemos de la violencia, pero no necesitamos un llamamiento para hacerlo, sino que lo hacemos porque es nuestra convicción. Cuándo van a desarmar a los grupos anárquicos que salen a agredir a mujeres y estudiantes, también queremos verlo», ha urgido.

El líder opositor ha denunciado que «hay videos y fotos en los que se ve a grupos armados por el Gobierno que dispararon contra jóvenes que probablemente lo único que tenían era una piedra». «Usted no dispersa una manifestación a plomo», ha subrayado.

Capriles ha considerado que «ayer quedó demostrado que a este Gobierno no le importa la vida de los venezolanos». «Es una lucha, es una resistencia, pero para que doblegue al que tiene el poder tiene que ser mucho más grande», ha dicho.