Reino Unido y Sudáfrica investigan la «posible» presencia de la «viuda blanca» en el ataque en Kenia
Lewthwaite, en la fotografía de su falso pasaporte sudafricano - afp
amenaza yihadista

Reino Unido y Sudáfrica investigan la «posible» presencia de la «viuda blanca» en el ataque en Kenia

Las fuerzas de seguridad barajan la implicación de varios británicos entre los atacantes, entre ellos una yihadista de nacionalidad británica casada con uno de los suicidas de los atentados en Londres de julio de 2005

Actualizado:

Los servicios de inteligencia británicos trabajan con las fuerzas de seguridad de Kenia para confirmar la posible presencia de ciudadanos británicos entre los asaltantes al centro comercial de Nairobi, en el que han muerto más de sesenta personas, incluidos al menos seis nacionales del Reino Unido. Según «The Times», el MI5 intenta confirmar los indicios que apuntan a la participación de occidentales entre el comando de Al Shabab, el grupo yihadista somalí, que ha reivindicado el peor ataque terrorista en Kenia de los últimos años.

Existen testimonios contradictorios sobre la presencia de mujeres entre los terroristasEntre estos «blancos» de Al Shabab, algunas fuentes mencionan a Samantha Lewthwaite, británica conversa al Islam y viuda de Jermaine Lindsay, uno de los suicidas de los atentados del 7 de julio de 2005 contra el metro de Londres. La ministra de Exteriores keniana, Amina Mohamed, declaraba el lunes por la noche a la cadena PBS que sospechaban de la participación en el atentado de «dos o tres americanos» y de «una mujer británica» que habría «hecho esto antes».

Sus declaraciones han desatado un interrogante: ¿Era la llamada «viuda blanca» una de las cabecillas del asalto al centro comercial Westgate? Algunos testigos, en efecto, han hablado de una mujer blanca apuntándoles con un arma dentro del centro atacado [puedes seguir aquí la crisis al minuto]. Y el « Daily Mail» publica en su portada de este martes que uno de los terroristas muertos podría ser Lewthwaite. Cita tres fuentes mencionadas por Reuters, dos soldados kenianos y un oficial de inteligencia.

Desmentidos del gobierno keniano

Pero las declaraciones de la titular de Exteriores han sido posteriormente enmendadas por el ministro de Interior y otras fuentes del gobierno keniano, que insisten en que entre los atacantes solo había hombres. Algunos de ellos se habrían disfrazado de mujeres, lo que podría haber generado la confusión.

De visita en Pakistán, la ministra de Interior británica, Theresa May, se ha mostrado muy prudente. «Soy consciente de que hay informaciones que apuntan a la participación de una mujer británica pero, hasta que no concluyan las investigaciones, no es posible ofrecer nuevos detalles ni confirmar o desmentir la cuestión», ha dicho May en una rueda de prensa.

El Reino Unido tiene estrechos lazos con Kenia, una excolonia británica, que se extienden al ámbito de la seguridad. Las Fuerzas Armadas británicas tienen campos de entrenamiento en el país africano. Y, de hecho, hay fuerzas especiales británicas (y también israelíes) asesorando a las tropas kenianas en el asalto al Westgate. A pesar de los desmentidos del gobierno local, una fuente de las fuerzas de seguridad británicas citada por el « Daily Telegraph» confirmaba esta mañana que están investigando la «posible presencia» de la «viuda blanca» en el ataque.

Pasaporte falso sudafricano

Según recoge el diario conservador, las autoridades sudafricanas investigan la posibilidad de que una ciudadana británica hubiera viajado a Kenia empleando un pasaporte sudafricano falso. El documento, a nombre de Natalie Faye Webb, podría ser el utilizado por Lewthwaite. Ahora, según el Telegraph, agentes sudafricanos en la escena del atentado investigan si ese pasaporte figura entre las pertenencias de alguno de los asaltantes muertos.

La presencia de occidentales en las filas de la internacional yihadista no es novedad. Uno de los dos acusados del asesinato a puñaladas de un soldado británico en Woolwich (Londres) en mayo había sido detenido ya en Kenia en 2010 tras entrar en contacto con Al Shabab. «La presencia de occidentales en la yihad somalí no es tan abundante como ha sido en Pakistán o Afganistán, pero el camino es similar, la radicalización comienza en casa», señala Dominic Casciani, especialista de la BBC.

«Esto no es un hecho local, combatimos un fenómeno global», dice un general En pleno asedio al centro comercial de Nairobi, el propio general Julius Karangi, jefe de las Fuerzas Armadas kenianas, señalaba este lunes que «esto no es un acontecimiento local, combatimos un fenómenos global». Los dos o tres estadounidenses que podrían haber participado en el asalto podrían ser jóvenes de menos de veinte años de la diáspora somalí de Minnesota.

En el caso de la «viuda blanca», las autoridades kenianas y británicas le buscan por su posible participación en un atentado frustrado en la ciudad de Mombasa en la Navidad de 2011. Se sospecha que es una de las portavoces en inglés de Al Shabab y una de las principales reclutadoras de la causa yihadista en el Cuerno de África. Conoció a su marido con 17 años en un chat. Decidió convertirse, y se casaron al de tres años.

En julio de 2005, en un principio negó saber nada sobre la participación de su esposo en el atentado de Londres, en el que murieron 52 personas. Pero, desde entonces, se ha convertido en una leyenda africana del terrorismo inspirado en Al Qaida.