Dimiten altos cargos de la policía griega por su posible vinculación con un grupo neonazi
Policías antimotines pasan frente a una barbería durante una marcha contra el nazismo - efe

Dimiten altos cargos de la policía griega por su posible vinculación con un grupo neonazi

Habrá una investigación interna en la policía para determinar si miembros o simpatizantes de los neonazis se han «infiltrado»

Actualizado:

Dos altos cargos de la policía griega, el inspector general en la Región de Grecia Sur, el teniente general Ioannis Dikópulos, y el director general de Grecia Central, el general de división Apóstolos Kaskanis, han dimitido, según informó hoy el Ministerio de Orden Público de ese país.

En un comunicado, el Ministerio asegura que ha aceptado las dimisiones y que estas se produjeron por «razones personales». No obstante, los medios griegos aseguran que fueron forzadas por la cúpula del Ministerio por presuntas relaciones o negligencias respecto a las acciones violentas llevadas a cabo por el partido neonazi Amanecer Dorado.

El titular de esa cartera, Nikos Dendias, ha anunciado este lunes el comienzo de una investigación interna en la policía para determinar si miembros o simpatizantes de los neonazis se han «infiltrado» en el cuerpo.

El domingo, el ministro griego de Defensa, Dimitris Avramópulos, también ordenó abrir una investigación interna tras la publicación en el diario «To Vima» de una información en la que se asegura que militares en activo ofrecen entrenamiento militar en el manejo de armas a los militantes de Amanecer Dorado.

Testigos

Las acusaciones de cooperación entre las fuerzas de seguridad griegas y el partido neonazi han sido una constante desde que la violenta organización accediese con 18 escaños al Parlamento griego en las elecciones del pasado año, aunque han arreciado a raíz del asesinato el pasado miércoles del cantante y activista de izquierdas Pavlos Fyssas.

La familia de la víctima y testigos del asesinato han denunciado que un grupo de agentes de Policía se encontraba cerca del lugar de los hechos pero no intervino para detener a los neonazis.

El autor confeso del asesinato de Fyssas, Yorgos Rupakiás, se encuentra en prisión preventiva y los investigadores han encontrado relación con otros diez miembros de Amanecer Dorado tras examinar las llamadas realizadas por Rupakiás antes del crimen.