«Al bajar la gente a los sótanos, los efectos del gas causaron muchas más víctimas»
Heridos en el supuesto ataque tóxico esperan ser tratados en Douma - afp
vídeo

«Al bajar la gente a los sótanos, los efectos del gas causaron muchas más víctimas»

Un médico de Jobar, donde esta madrugada han caído las supuestas bombas químicas del régimen sirio, explica en un vídeo publicado en internet que la cifra de fallecidos alcanza «proporciones incomensurables»

Actualizado:

Entre terribles imágenes de niños muertos y aún sin poder confirmar el número real de víctimas de los ataques aparentemente químicos de esta madrugada a las afueras de Damasco, un vídeo publicado en YouTube es la enésima muestra del horror de una guerra que dura ya más de dos años y medio. En la grabación, un hombre que ejerce de portavoz del centro médico de Jobar, en los alrededores de la capital siria, explica que la cifra de víctimas podría haber sido menor, pero que la gente huyó asustada a los sótanos de las viviendas,donde el efecto del gas tóxico resultó letal.

«Nos dimos cuenta rápido y nos pusimos a trabajar de inmediato», asegura el hombre en la grabación, subtitulada en español. «El nivel de la catástrofe es enorme», dice, precisando que el número de fallecidos y heridos es «de proporciones incomensurables». «Yo mismo he tenido delante a más de 50 niños muertos».

El hombre asegura que los ciudadanos cometieron el «error» de refugiarse de los ataques en los sótanos de los edificios: «El efecto del gas habría durado apenas media hora», pero «este gas tan pesado baja hacia abajo, lo que provocó la mayor parte de las heridas». «Al bajar la gente a los sótanos, el número de heridos y víctimas mortales se incrementó», añade. «Nos tuvimos que poner en alerta máxima, a pesar de la falta de recursos».

«Hemos perdido a algunos miembros del equipo médico... que en paz descansen... hemos perdido amigos», lamenta entre sollozos la fuente, que explica que los «médios han trabajado al 100%»

«La gente no sabía cómo responder. Deberían haber ido a los pisos superiores. Algunos encendieron fuegos, dificultando así la respiración. Ello provocó consecuencias indeseadas. El gas se mezcló con el humo de los fuegos y los neumáticos quemados, como resultado de la ignorancia de la gente», admite.

En el vídeo se aconseja a la población que, «cuando se utilicen gases —en referencia a ataques químicos—, la gente ha de ir a los pisos superiores y abiertos», aunque sin descuidar los proyectiles de mortero. «Esto no debería haber pasado», insiste.