Polémica por el color del coche que seguía a Carromero antes del accidente en Cuba
El coche que conducía Carromero y en el que viajaba Payá, tras el accidente - afp

Polémica por el color del coche que seguía a Carromero antes del accidente en Cuba

En marzo indicó que un «viejo Lada rojo» les seguía a él y a los opositores fallecidos; ahora afirma que un coche azul les «sacó de la calzada». El dirigente popular asegura que varios vehículos les acosaron sucesivamente

Actualizado:

El dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular Ángel Carromero, condenado por la justicia cubana a cuatro años de cárcel por el accidente de tráfico en el que fallecieron los líderes opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, ha acusado a los servicios secretos cubanos de la muerte de los disitentes.

Carromero, que el 22 de julio de 2012 conducía el coche en el que viajaban los opositores y fue condenado por homicidio imprudente, asegura en una entrevista publicada por el diario «El Mundo» que poco antes del choque «un vehículo azul» comenzó a perseguir antes de «embestirles por detrás» y «sacarles de la calzada».

Sin embargo, como recuerda el portal del régimen Cubadebate, en un artículo firmado por el propio Carromero y publicado el pasado marzo por el «Washington Post», el joven político aseguraba que los perseguidores iban a bordo de un «viejo Lada rojo». Precisó, no obstante, que fueron varios los vehículos que acosaron al grupo sucesivamente, y que fue otro, y no el rojo, el que les embistió.

El joven defendió entonces que su juicio había sido «una farsa» y sostuvo que el vehículo que conducía fue embestido. Sin embargo, el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó no tener constancia de que ese hecho hubiera tenido lugar y recordó que Carromero había avalado la versión oficial de las autoridades.

Tras varios meses en una cárcel cubana, los gobiernos cubano y español alcanzaron un acuerdo para que Carromero fuera trasladado a Madrid para cumplir su condena.

«Salió vivo»

En la entrevista publicada este lunes, Carromero sostiene que el accidente fue «una coartada perfecta para ocultar la muerte del único opositor que podía liderar la transición en Cuba», en referencia a Payá. «Estoy seguro de que él [Payá] salió vivo del accidente. Las enfermeras y un párroco me aseguraron que en el hospital ingresamos los cuatro», asegura, insistiendo en que «los servicios secretos [cubanos] lo asesinaron».