Doble ataque suicida contra una mina de uranio y un cuartel militar en Níger
La entrada a la planta de Areva en Arlit, fotografiada en septiembre de 2010 - afp

Doble ataque suicida contra una mina de uranio y un cuartel militar en Níger

El centro de extracción lo gestiona el grupo francés Areva

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dos terroristas suicidas atacaron a primera hora del jueves en Níger un cuartel militar y una mina de uranio gestionada por el grupo francés Areva, según confirmaron fuentes militares.

«La primera explosión (en un centro militar de Agadez) fue causada por un vehículo cargado de explosivos», aseguró a los medios locales Karidjo Mahamadou, ministro de Defensa de Níger, quien se refirió a los atacantes como «pieles rojas» (en referencia a los miembros de las comunidades tuareg y árabes), mientras confirmaba el fallecimiento de los asaltantes.

De forma paralela, un «4×4 cargado con explosivos» dejaba al menos una decena de heridos en su ataque contra los operarios del centro de extracción de uranio en Arlit.

En la actualidad, Níger es el cuarto productor mundial de uranio, un elemento que es transportado para su exportación a los puertos de su vecino Benín y que le ha generado numerosos amigos (a mediados de abril, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, realizaba una gira relámpago por país africano).

Cruce de caminos

Y también enemigos: Desde que Francia iniciara su campaña contra el islamismo radical en Malí, la localización estratégica de Níger se ha convertido en un elemento fundamental en esta cruzada. De hecho, en enero, el Gobierno de Níger otorgaba de forma oficial su consentimiento para que aviones estadounidenses no tripulados de vigilancia -«drones»- fueran estacionados en su territorio. Entonces, la embajadora de Estados Unidos en el país africano, Bisa Williams, transmitía este peculiar deseo militar al presidente Mahamadou Issoufou, quien (según fuentes de inteligencia locales) aceptó de forma inmediata. Los «zánganos» serían estacionados precisamente en las cercanías de la localidad desértica de Agadez (sede de uno de los atentados), céntrico cruce de caminos de Malí, Argelia y Libia.

Por ello, en los últimos tiempos y ante este incremento de la inteligencia militar frente a grupos yihadistas, las amenazas de ataques terroristas en el país eran una constante. En este sentido, pese a que ningún grupo ha reclamado la autoría del asalto al cuartel militar y al centro de extracción de uranio, las primeras hipótesis gubernamentales apuntan al Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental (Mujao, por sus siglas en francés), quien recientemente había roto sus lazos con Al Qaida en el Magreb Islámico.