Saevecke, el genocida nazi que trabajó para Estados Unidos
Imagen de Saevecke junto a los cadáveres de la Plaza de Loreto, en Milán. - abc

Saevecke, el genocida nazi que trabajó para Estados Unidos

Este oficial de las SS, conocido como el «carnicero de Milán» por sus matanzas de judíos, fue reclutado por la CIA como espía tras la Segunda Guerra Mundial

ISRAEL VIANA
MADRID Actualizado:

«Es culpable de que los principios del nacionalsocialismo sean tan sólidos», «ha estado involucrado en el reclutamiento de judíos para la realización de trabajos forzosos» o «no se detendría ante nada para reprimir el movimiento comunista, al que odia desde los años 20». Estas son algunas de las consideraciones vertidas en los informes de la CIA sobre Theodor Saevecke al término de la Segunda Guerra Mundial. Y eran quizá las más suaves, porque los servicios de inteligencia estadounidenses sabían perfectamente que este oficial de las SS, conocido como «el carnicero de Milán», había estado involucrado en innumerables crímenes de guerra cuando fue reclutado para trabajar bajo sus órdenes hacia 1945.

Con 29 años, era una de las tres personas autorizadas para aprobar ejecuciones en Poznan

El momento exacto del comienzo de esta relación no está clara, pero los documentos desclasificados hacen referencia a que ya en 1946 estaba bajo la protección de la CIA y de que, en 1947, había recibido ayuda de esta para que no fuera juzgado por sus matanzas y enviado a prisión en Gran Bretaña.

Hasta llegar a ese punto, Theodor Saevecke había protagonizado una carrera meteórica dentro del Nacional Socialismo. Con 16 años entró en la «Rossbach Freikorps», una organización paramilitar de adolescentes conocida por aterrorizar a los ciudadanos de la República de Weimar. Poco después ingresó en el Partido Nazi y, en 1940, con 29 años, ya era una de las tres personas autorizadas para aprobar las ejecuciones de polacos, rusos, gitanos y judíos en el campo de concentración de Poznan.

Perfeccionando el exterminio de judíos

Su crueldad no se detuvo ahí. En Túnez ayudó a perfeccionar el «suerwagen» (sistema de exterminio con camiones de gas) creado por Walter Rauff y a reclutar judíos para que realizaran trabajos forzosos. Y en norte de Italia poco después, como jefe de la «SIPO» («Policía de Seguridad») y la «SD» («Servicio de Seguridad»), se ganó sobrenombres como el «Verdugo de la Plaza Loreto» o «el Carnicero de Milán», gracias a sus matanzas públicas.

Cuando fue capturado, no mencionó su responsabilidad en la matanza de judíos

Sin embargo, cuando Saevecke fue capturado a finales de abril de 1945 por soldados estadounidenses, se cuidó de no mencionar su responsabilidad en la matanza de judíos, pero no dudó en contar episodios como el de la Plaza Loreto, asegurando que estaba justificado asesinar a combatientes de la resistencia italiana, a los que consideraba comunistas.

Haciendo oídos sordos a sus informes, fue en este punto cuando Saevecke quedó bajo la protección de la CIA, que lo reclutó para dirigir sus operaciones en Berlín. Los documentos oficiales le atribuyeron pronto logros importantes a la hora de combatir la influencia comunista en la ciudad, obviando todo su pasado criminal: «Saevecke todavía anhela volver a los días en los que el partido (nazi) se encontraba en activo», escribió uno de sus controladores, que después anteponía el hecho de que era el único miembro de su equipo «con experiencia en inteligencia práctica» y «comprensión de los objetivos estadounidenses».

La inmunidad de Saevecke, a prueba

La inmunidad de Saevecke se puso a prueba en 1947, cuando Gran Bretaña quiso juzgarle por los crímenes cometidos en Italia. Y aunque la CIA fue incapaz de evitar su extradición, si supo utilizar su influencia para proteger a su agente, que un mes más tarde era puesto en libertad. Saevecke había esgrimido que nunca había pertenecido a las SS, que sólo fue un agente de policía en Berlín. Aquello le valió, a pesar de que los británicos habían supervisado su interrogatorio en Italia, en junio de 1945.

La CIA sabía que Saevecke había estado involucrado en crímenes de guerra

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos sabían sin duda que este antiguo oficial de las SS había estado involucrado en crímenes de guerra. De hecho, en 1950, la CIA en Karlsruhe informó a Berlín de que había sido jefe de la «SIPO» y la «SD» en Milán, y de que había estado «involucrado en el reclutamiento de judíos para realizar trabajos forzosos», algo que no fue inconveniente para que continuara siendo un agente activo de Estados Unidos, como demuestra otro informe de agosto de 1951: «Está agradecido de que le hayamos proporcionado una oportunidad de llevar una vida digna, en una posición similar a su antiguo puesto de trabajo».

Pronto Saevecke se convirtió en una bomba de relojería para la CIA, que no dudó, sin embargo, en introducirlo en un puesto de autoridad de la Oficina Federal de lo Criminal (BKA). Esto obligó al jefe de la CIA en Berlín, amenazado por el desprestigio que suponía apoyar a este exoficial de las SS, a escribir a sus superiores un poco a la defensiva: «Saevecke rechaza todas las atrocidades que se ha cometido, y las minuciosas investigaciones de los aliados no han logrado apuntalar los cargos en su contra», aunque añadía que todavía se negaba a pedir disculpas por su duro trato a los partisanos italianos.

Cadena perpetua

El exoficial de la SS soportó varias investigaciones por su matanza de partisanos, sobre todo a petición de las autoridades italianas, aunque logró estar en activo hasta bien entrada la década de los 60, gracias al empeño de la CIA en ayudarle: «Si su pasado es de alguna manera justificable, se pasarán los informes a los alemanes occidentales con nuestra opinión de que es políticamente conveniente», decían los informes internos.

En 1999, el tribunal militar de Turín, por fin, condenaba a Saevecke cadena perpetua por el fusilamiento de 15 miembros de la resistencia italiana en 1944: la famosa matanza de la Plaza de Loreto.