El español olvidado que colocó la primera piedra de la Casa Blanca en EE.UU.

La elección del inmigrante español para colocar su primera piedra respondía al creciente prestigio de Casanave, así como a la coincidencia de la fecha con la llegada de los primeros españoles a América tres siglos antes, como explica esta pieza informativa de The Hispanic Council

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pocos saben que fue un español el que, el 12 de octubre de 1792, colocó la primera piedra de la Casa Blanca, el más emblemático edificio político de EE.UU. El navarro Pedro de Casanave vivió en sus carnes aquello de que América es la tierra de las oportunidades.

Si bien se sabe poco sobre su origen, e incluso su apellido exacto no está claro (se le cita como Casaneva, Casenave, Cazenave e incluso Casanova), parece que desde su desembarco en Norteamérica, en 1785, Casanave no dejó de prosperar hasta convertirse en un notable empresario, agente de la propiedad e inversor inmobiliario. Tras ser nombrado alcalde de Georgetown, por entonces una de las mayores ciudades de Maryland, su nombre fue propuesto para poner ese simbólico cimiento sobre esta construcción, cuyas obras se alargaron durante ocho años con un coste aproximado de 232.371 dólares de la época.

La sombra de Colón

El proyecto de estilo neoclásico fue ideado por George Washington y construido bajo la dirección del arquitecto de origen irlandés James Hoban. John Adams fue el primer presidente en establecer su residencia allí el 1 de noviembre de 1800, si bien doce años después las tropas británicas incendiaron el edificio, haciendo necesaria una reconstrucción completa. El interior de la mansión quedó destruida, y solamente permanecieron las paredes exteriores. Lejos del mito de que se pintó de blanco tras este incidente, la verdad es que ya en 1792 se planeó en este color.

La elección del inmigrante español para colocar la primera piedra de este edificio presidencial respondía al creciente prestigio de Casanave, así como a la coincidencia de aquella fecha con la llegada de los primeros españoles a América tres siglos antes, como explica una pieza informativa elaborada por The Hispanic Council. Porque Washington D.C., ciudad fundada en 1790 al este de la ya existente Georgetown, se ubica justamente en el distrito llamado Columbia por el descubridor de América, Cristóbal Colón.

También pudo tener que ver en la elección del navarro que, presuntamente, era pariente de Juan de Miralles, quien fuera enlace entre la Corona española y los insurgentes americanos durante la Guerra de la Independencia. La amistad de Miralles con George Washington abrió mil oportunidades económicas y políticas a Casanave en los años venideros.