Uno de los B-52D que participaron en la operación, bombardeando Vietnam - USAF / Vídeo: Operación Linebacker II: La «Vergüenza Mundial» que provocó Nixon en Vietnam

«Diluvio de muerte de Nixon por Navidad»: así fue el vergonzoso último bombardeo de EE.UU. en Vietnam

El 18 de diciembre de 1972 comenzaba la Operación Linebacker II, en la que 207 B-52 lanzaron más de 15.000 toneladas de bombas sobre Vietnam del Norte, sin el apoyo de los pilotos y aunque sabían que era casi imposible ganar ya la guerra

MadridActualizado:

«No quiero volver a oir más gilipolleces sobre si no pudimos acertar en tal o cual blanco. Esta es tu oportunidad de usar todo el poderío militar para ganar esta guerra y, si no la ganas, te consideraré culpable», fueron las palabras del presidente Richard Nixon al responsable militar de la Operación Linebacker II. Poco después, a las 19.45 horas del 18 de diciembre de 1972, despegaban los primeros aviones de la base aérea de Andersen, en Guam, con dirección a Vietnam del Norte para arrojar cada uno treinta toneladas de proyectiles. Comenzaba el mayor ataque aéreo efectuado por Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.

En los once días que duró aquella campaña se utilizaron nada menos que 207 bombarderos B-52 que lanzaron más de 15.000 toneladas de bombas en 729 salidas. Además, los aviones tácticos arrojaron otras 5.000 toneladas de explosivos más, en la que es considerada como la operación de B-52 más intensa de la Guerra de Vietnam, cuando solo quedaban tres años para su finalización. Quizá por eso, por lo innecesario del ataque a aquella alturas del conflicto, la respuesta de la prensa estadounidense e internacional fue abrumadoramente desfavorable.

El 28 de diciembre de 1972, el mismo día que se ordenaron parar los ataques desde la Casa Blanca, el «Washington Post» definió la Operación Linebacker II como «el acto de guerra más salvaje y absurdo jamás cometido por un pueblo soberano contra otro». El titular de «The New York Times» lo calificaba dos días antes así: «Vergüenza mundial». En Alemania, en el diario «Die Zeit» podía leerse: «Incluso los aliados deben calificar esto de crimen contra la humanidad». Y en Gran Bretaña, «The Times» opinaba que aquel bombardeo «no era propio de un hombre que desea la paz con fervor», en referencia al presidente de Estados Unidos, mientras que el «Daily Mirror» titulaba: «Diluvio de muerte de Nixon por Navidad».

«¡Oh, mierda!»

El lamentable episodio –que es rescatado ahora por el exdirector del «Daily Telegraph», Max Hastings, en « La guerra de Vietnam: Una tragedia épica, 1945-1975» (Memoria Crítica)– sorprendió a los mismos pilotos de la base aérea encargados de ejecutarlo. «Caballeros, esta noche su objetivo es… ¡Hanoi!», anunció el coronel James McCarthy a las 11 de la mañana en la sala de reuniones de los tripulantes de B-52. «Estoy seguro de que McCarthy esperaba vítores, pero las tripulaciones se quedaron sentadas donde estaban, con cara de absoluta seriedad y gritando mentalmente: “¡Oh, mierda!”», contó años después el aviador Vince Osborne. Otro de los presentes, el capitán Ed Petersen, pensó más bien «que se trataba de una broma».

Pero no lo era, para desgracia de los hastiados pilotos de la base aérea de Andersen, donde vivían 12.000 soldados en un espacio previsto para alojar a la cuarta parte. De hecho, se denominaban a sí mismos «prisioneros de Guam», en referencia a las siglas «PeG» («prisioneros de guerra»). Lo último que querían era salir a bombardear a nadie cuando estaba claro que se encontraban en el último tramo de la guerra y que muy pocos pensaban que se pudiera obtener una victoria final a pesar del «poderío militar» al que hacía referencia su presidente.

«Nadie quería ser el último en morir en una guerra imposible de ganar», defendía el comandante de la Marina, John Nichols, en un testimonio recogido por Hasting en su libro. Los capellanes empezaron a ofrecer la honras fúnebres a los pilotos católicos después de la sesión informativa del coronel McCarthy. A algunos les resultaba de ayuda y a otros les hacía sentir mal por si les traía mala suerte. Y después, se dirigían a sus aviones cargados con los aparatos salvavidas, las armas auxiliares, las cajas de raciones, los abrigos por si la calefacción fallaba, las carpetas de gran tamaño con los manuales técnicos de los aparatos, los datos de navegación astronómica, la información clasificada y las tablas de cálculo para los bombardeos. Ya no había marcha atrás de lo que informalmente se conocieron como «los bombardeos de Navidad».

Reanudar las negociaciones

El objetivo último de la Operación Linebacker II era arrancar concesiones al gobierno norvietnamita en la mesa de negociaciones de París, cuyos famosos acuerdos llevaban más de cuatro años hablándose con poco éxito. El 14 de diciembre de 1972, Nixon y su secretario de Estado, Henry Kissinger, enviaron un cable a Hanoi en el que advertían a los asiáticos de las «graves consecuencias» si no reanudaban «en serio» las negociaciones en las próximas 72 horas. Al día siguiente de expirar el plazo comenzó el devastador ataque aéreo sobre la capital norvietnamita. Como advirtió el presidente estadounidense, no quería «oír más gilipolleces» y dio la orden.

Los primeros B-52 descargaron sus bombas sobre los aeropuertos de Hoa Lac, Kep y Phuc Yen. Uno de ellos consiguió dañar a uno de los cazas Mig vietnamitas en pleno vuelo. Este ataque constituyó la primera victoria aérea confirmada de estos bombarderos tanto en la operación Linebacker II como en la guerra. Kinh No y Yen Bien fueron bombardeados a continuación. No había descanso, puesto que se trataba de un castigo moral más que material: por eso eligieron atacar de noche, para causar la máxima angustia al Ejército enemigo y a la población, algo que consiguieron. «Habíamos soportado cuatro o cinco alertas de combate y todos estábamos agotados por la falta de sueño y la tensión. Cada vez que oíamos un gong todo el mundo se quitaba la manta, se calzaba los zapatos y corría a su puesto a pesar del frío intenso y penetrante», recordaba en sus memorias el teniente norvietnamita Nguyen Kien.

Tras el primer día de campaña, casi todas las tripulaciones de Estados Unidos aseguraron haber alcanzado sus blancos. Se habían perdido tres b-52 y otros tres habían recibido daños de gravedad. Los pilotos recibieron con consternación la noticia de que muchos deberían operar de nuevo la noche siguiente y que deberían seguir la misma ruta, lo que les preocupaba, porque se convertirían en un blanco fácil para los vietnamitas, que habrían aprendido la lección. Y así ocurrió. «¡Éramos como patos de feria», dirían enfadados algunos de los protagonistas, después de perder varios bombarderos en los días siguientes.

¿Un éxito?

A pesar de ello, las primeras tres jornadas fueron considerados un éxito por los mandos militares. La mayor parte de los objetivos señalados habían sufridos graves daños. Se realizaron más de 300 salidas en las que se perdieron nueve B-52, aunque las pérdidas del tercer día, más importantes aún, habrían sido razón suficiente como para suspender el ataque. En «La guerra de Vietnam: Una tragedia épica» se recoge la frustración, el cansancio y el estrés de toda la base de Andersen de boca de uno de los pilotos: «El segundo día, nada más entrar en el club de oficiales de Andersen se podía oler el miedo. Los hombres estaban pegados unos a otros, revalidando el simple hecho de poder seguir con vida».

Cuando la Junta de Estados Mayores ordenó prolongar aún más la operación Linebacker II fue necesario recortar los periodos de descanso de los tripulantes. Más de una docena de hombres se refugiaron en la enfermería después de las dos primeras misiones para no tener que soportar otra. Una de las razones es que se había percatado de la pobreza de la planificación táctica por parte de sus mandos. Algunos reclamaron cambios y fueron aceptados, como el permiso para hacer giros más reducidos y una rápida salida de la zona de peligro de los aviones para poder retirarse sobre el golfo de Tonkín. O la libertad para realizar giros evasivos, rutas cruzadas y formaciones más pequeñas para aproximarse al blanco desde varias direcciones.

Después de las 36 horas de pausa por Navidad, los vuelos de los B-52 fueron reanudados con un ataque meticulosamente planeado y coordinado que puso en juego 120 aparatos más. El número de pilotos que se refugiaron con diferentes excusas en la enfermería, sin embargo, ascendió a cuarenta. Eso era una décima parte de los tripulantes que salían en cada operación. Había mucho miedo, inconformidad y cansancio. Algunos de ellos, incluso, desertaron o se declararon en huelga, mientras que otros hicieron caso omiso de la orden de acercarse al blanco sin variar el rumbo ni la altura, adoptando maniobras evasivas drásticas contra los mil misiles tierra-aire que dispararon los vietnamitas en los once días de operación, demostrando a veces gran acierto.

Premio Nobel

Los dos bombarderos alcanzados por el enemigo el día 27 de diciembre fueron los últimos que sufrieron daños en el bando americano. Los días décimo y undécimo, sesenta aviones más atacaron con impunidad a Vietnam del Norte, que resistía como podía con los misiles antiaéreos, a pesar de estar ya en clara inferioridad a causa del daño que había infringido Estados Unidos. La operación Linebacker II fue suspendida en la medianoche del 29 de diciembre, con un balance para los americanos de quince B-52 abatidos después 729 salidas. De estas 389 fueron realizadas desde la base de Andersen, en Guam, y 340, desde U-Tapao, en Tailandia.

Por parte de Estados Unidos murieron 29 tripulantes, 33 fueron capturados y 26 recuperados en acciones de rescate. Los norvietnamitas, por su parte, sufrieron entre 1.300 y 1.600 bajas civiles. Pero lo más importante para Nixon fue que los bombardeos, el bloqueo naval y el jaque en el campo de batalla contribuyeron a forzar a Vietnam del Norte a negociar en París. Algo a lo que Hanoi accedió el 8 de enero, provocando que Henry Kissinger y el principal negociador norvietnamita, Le Duc Tho, recibieran el premio Nobel de la Paz en 1973.

Algo que no sentó del todo bien entre una parte de la clase política mundial. El senador Edward Kennedy dijo que los ataques «deberían ofender la conciencia de todos los estadounidenses». En Canberra, el nuevo Gobierno laborista de Gough Whitlam se distanció de Estados Unidos y denunció públicamente la operación Linebacker II. Uno de los ministros, Tom Uren, condenó «la mentalidad matonesca» de Nixon y Kissinger. Y otro valoró la campaña aérea como el «acto más monstruoso de la historia humana, propio de unos locos».

Pese a los acuerdos de París de 1973 firmados a causa de la operación Linebacker II, el conflicto continuó hasta la primavera de 1975. Una presión, por lo tanto, que fue innecesario y no supuso éxito algo para Estados Unidos. Fue la conquista de Saigón el 30 de abril de 1975 por parte del Vietcong, la guerrilla comunista del Vietnam del Norte, lo que se puso fin a este prolongado conflicto de tres décadas que costó millones de muertos, muchos de ellos civiles, y causó gigantescos daños en el país asiático. Murieron 58.000 soldados norteamericanos, la mayoría de reemplazo, pues entonces existía el servicio militar, mientras que 300.000 resultaron heridos. Cayeron cuatro millones de toneladas de bombas y 75 millones de litros de un herbicida, el agente naranja, que causó todo tipo de enfermedades y deformaciones. Las secuelas siguen afectando a miles de niños.