Vida sana

Claves para combatir el estreñimiento

Cuando la frecuencia es menor de tres deposiciones semanales o existe dificultad para expulsar las heces, siendo estas secas y duras, se habla de la existencia de este mal

Actualizado:

El mal tránsito intestinal es uno de los problemas digestivos más habituales entre la población española. De hecho, representa el 20% del total de las consultas que llegan a Atención Primaria sobre este área de la salud. Entre un 12% y un 20% de españoles padece estreñimiento, según datos de la Fundación Española del Aparato Digestivo, un síntoma que es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres. Así mismo, afecta más a personas mayores de 65 años.

Pese a ser tan conocido, el estreñimiento es un síntoma —no una enfermedad— que no resulta fácil de definir, ya que no hay establecido un criterio común en cuanto a normalidad al hablar de tránsito intestinal. La doctora Aurora Garre, asesora médica de Cinfa, aclara que «el rango de normalidad para acudir al servicio oscila entre tres veces a la semana y tres veces al día. Cuando la frecuencia es menor de tres deposiciones semanales o existe dificultad para expulsar las heces, siendo estas secas y duras, se habla de estreñimiento. Además, puede acompañarse de molestias intestinales, calambres, esfuerzo exagerado, heces escasas, o sensación incompleta de evacuación».

La dieta, causa y solución

El tipo de dieta que llevamos puede ser tanto la causa como parte de la solución del estreñimiento. Según señala esta experta «el estreñimiento es consecuencia de la ausencia de ejercicio, la obesidad, factores psicológicos y malos hábitos dietéticos, marcados por una alimentación pobre en frutas, verduras o fibras vegetales y por insuficientes líquidos».

Además, existen otros factores que también pueden favorecer a la aparición de este problema de forma puntual, como son «la inmovilidad por un accidente u operación, los viajes y cambios de hábitos o la ingestión de algunos fármacos. Tampoco hay que olvidar —puntualiza la doctora Garre—, lo poco que beneficia eludir las ganas de acudir al servicio, puesto que si nos reprimimos habitualmente, el cuerpo dejará de avisarnos».

Por tanto, modificando hábitos cotidianos e incorporando unas pautas de alimentación y vida saludable, como dejar de fumar o alejarnos del sedentarismo, lograremos que nuestro tránsito intestinal se agilice y nos sentiremos mejor.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia