fotolia

Los españoles están preocupados por el invierno demográfico: temen por sus pensiones

Y creen que el Estado debe dar más apoyo económico a la familia

m. j. pérez-barco
Actualizado:

Los españoles son plenamente conscientes de la falta de apoyo que reciben las familias por parte del Estado. De hecho, ocho de cada diez (79,4%) consideran que las administraciones deberían ofrecer más ayudas económicas a esta institución. Como desde ABC han demandado en varias ocasiones las asociaciones de familia, que llevan años alertando sobre el bajo índice de natalidad de España y la urgencia de medidas específicas para estimular que las parejas tengan más hijos.

Pero no solo eso. Ahora, a esperas de que el Consejo de Ministros apruebe una reforma fiscal que favorezca a las familias previsiblemente antes del descanso de verano, el 81% de los ciudadanos envía un mensaje a los responsables políticos: las familias necesitan un mejor trato fiscalen función de los hijos que tengan. Otra de las reivindicaciones históricas de las asociaciones, de la que se ha hecho eco este periódico. Y algo que parece tendrá reflejo en las medidas fiscales que prepara el Ministerio de Hacienda, ya que supondrán un aumento de las deducciones en el IRPF para las familias con hijos.

Peligro para las pensiones

Estos son algunos de los resultados que desvela el IV Barómetro sobre Educación y Familia de la confederación católica de padres Concapa, presentados ayer en rueda de prensa. El estudio, esta vez, se ha centrado en cómo afrontan las familias la crisis y cómo los españoles ven un futuro condenado a un invierno demográfico sin precedentes. Algo que les preocupa, y mucho. Entre otros motivos, porque creen que de seguir con tan baja natalidad, peligra el sostenimiento del sistema de pensiones. No en vano, el 82% piensa que el paro, la escasa natalidad y el aumento de la esperanza de vida van a dificultar mucho que en el futuro se pueda percibir una pensión de jubilación. Una inquietud más extendida entre los más jóvenes. «Si no hay un Pacto de Estado este problema será cada vez más acuciante», afirmó el presidente de la Concapa, Luis Carbonel.

El 46% concedería una prestación económica para la embarazada hasta 14 meses después del nacimiento del hijo

La Concapa también ha preguntado por otras medidas concretas que pueden ayudar, por un lado, a que las parejas tengan más hijos y, por otro, a atender a los mayores, un colectivo que va en aumento y que se prevé sean 9,7 millones de personas en 2023. Mientras, gran parte de los españoles (76%) estima que las personas que tienen un familiar dependiente a su cargo deberían recibir un salario, la sociedad está menos convencida cuando se trata de que una prestación económica llegue a las embarazadas. De hecho, el 46% cree que las mujeres en gestación tienen que recibir una ayuda equivalente, al menos, al salario mínimo interprofesional; el 26,5% está algo de acuerdo con ello y un 26,9% no aprueba esta medida. Los partidarios de la propuesta piensan que la mujer debería tener derecho a esa percepción a partir del cuarto mes de embarazo y durante los 14 meses siguientes tras el nacimiento de su hijo.

Lo que sí cuenta con muchísima aceptación son otras medidas para facilitar la conciliación cuando se tienen hijos. Por ejemplo, el 71,9% de los españoles son partidarios de bonificar fiscalmente a las empresas que contraten a mujeres que, por razones de maternidad y cuidado de hijos, han dejado temporalmente el empleo.

Recetas para la crisis

Las familias también han reflexionado sobre la crisis. Tienen su propia receta para combatirla. Para mejorar su nivel adquisitivo creen que es necesario, por este orden, conceder créditos a bajo interés, subir los salarios para estimular el consumo y reducir los impuestos. Para hacer frente al paro: favorecer la creación de empresas, conceder microcréditos a jóvenes emprendedores y apoyar a los autónomos.

Y piden responsabilidad. Creen que ahora ha llegado el momento de que las grandes entidades sean más solidarias con el resto de la sociedad (así lo piensan el 96% de los españoles) y que los bancos y cajas de ahorro también arrimen el hombro, cediendo sus pisos y casas desocupadas a familias en paro y con escasos recursos a precios sociales (84%).

Y es que todas las familias de uno u otro modo han sufrido los efectos de esta larga debacle económica. Por ejemplo, el 70% reconoce que se han visto obligadas a reducir el presupuesto para vacaciones. Incluso, en esos pequeños gestos del ámbito familiar, el 47% ha tenido que dar menos dinero a sus hijos como paga. El 74% comenta con sus hijos las dificultades económicas o laborales que atraviesa.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia