Es Noticia

Sin Portugal ni Andorra, ¿quién nos va a votar en el festival de Eurovisión?

España se queda sin «amigos» en un certamen donde la situación geopolítica es un factor importante en las votaciones

Sin Portugal ni Andorra, ¿quién nos va a votar en el festival de Eurovisión?
El Sueño de Morfeo en el ensayo de este domingo, a una semana del festival de Eurovisión - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado mes de noviembre, la televisión pública portuguesa anunció que el país luso, después de 46 participaciones, no tomaría parte del festival de Eurovisión 2013. La decisión se fraguó en pleno debate sobre la privatización del canal y la reducción drástica de su presupuesto por la enorme crisis que atraviesa la nación. Para este año, la RTP tendrá que reducir un 28% sus gastos de personal y sobrevivirá con los 185 millones de euros procedentes de la tasa audiovisual que los portugueses pagan y los ingresos de publicidad. Ante semejante panorama, participar en Malmö era algo inviable.

Sin Portugal, España pierde a su principal granero de puntosCon la salida de Portugal, España se queda sin su principal granero de votos. Desde 1975, nuestros vecinos nos han otorgado hasta un total de 150 puntos, por delante de los 141 de Suiza o los 137 de Grecia. De hecho, en los últimos tres años, el «12» luso siempre ha recaído en la opción española en eurovisión. El abandono de Portugal merma aún más las opciones de España en el certamen, que ya lastraba la salida de Andorra en 2009, fruto también de la crisis económica de Eurovisión y de los malos resultados en Eurovisión. Con ambas ausencias, nuestras esperanzas pasan ahora por Suiza, Grecia, Francia y Bélgica, países que también suelen acordarse de España aunque no siempre con puntuaciones altas.

España, fuera de cualquier bloque

TVE es ahora, por tanto, víctima de un sistema de votación donde el enclave geográfico de los países juega un papel fundamental. Con el desembarco en el concurso de buena parte de los países orientales del continente, el «amiguismo» entre ciertas naciones ha quedado demostrado en numerosas ocasiones. La polémica estalló sobre todo en 2007 cuando la diferencia en los resultados entre los países de Europa Occidental y Europa Oriental fue alarmante. Los diez más votados en esa edición se ubicaban geográficamente al oriente del continente y eran países miembros del Bloque Soviético o de la ex Yugoslavia, a excepción de Grecia y Turquía. Finlandia, con su 17ª posición, fue el occidental mejor situado.

El voto por bloques llegó a debatirse en el parlamento británico Algunos países protestaron sobre esta situación. Malta admitió que los 12 puntos entregados al Reino Unido fueron como protesta al voto de bloques, mientras el diario alemán «Bild» cuestionaba si debían pagar un concurso en el que no tenían «ninguna oportunidad de ganar». La UER, ente organizador del certamen, zanjó la polémica animando a los países occidentales a enviar «buenas y modernas canciones, como hacen los países orientales».

Pero, ¿realmente este factor es tan determinante en los resultados del festival? Aunque la influencia geopolítica es ostensible, ni mucho menos es determinante. Pese a la amplia participación de países orientales, en los últimos años han ganado el festival occidentales como Noruega, Suecia o precisamente Alemania, que tres años antes veía imposible obtener el triunfo. Además, todos los ganadores de los últimos años recibieron puntos de casi todos los participantes. De hecho, en la edición del año pasado, sólo Italia dejó sin puntuar a la sueca Loreen.Y la dependencia de España de sus «amigos» tampoco es tan alta. El ejemplo más claro es que sin los doce puntos de Portugal, Pastora Soler habría cosechado el año pasado el mismo resultado, la décima posición, y sólo habría subido un escalón en la tabla final en el caso de que Andorra hubiera participado otorgándole los doce puntos. Si Pastora Soler quedó en esa privilegiada plaza fue gracias a los votos de países como Reino Unido, Bosnia, Estonia o Bulgaria, que no suelen ser generosos con nuestros representantes.

Cambios en el sistema de votación

Pero para evitar que el «vecinismo» sea un pretexto que devalúe el festival, la UER ha movido ficha y ha cambiado de nuevo este año el sistema de votación. Si hasta ahora sólo las diez canciones preferidas del jurado y de la audiencia se disputaban los puntos, favoreciendo la polarización de ambos, en este 2013 todas las canciones se tendrán en cuenta para el histórico reparto de los 12, 10 y de ocho a un punto.

Este formato es un gran revés, por tanto, al voto vecinal o de diáspora, ya que ahora será necesario un consenso entre ambas facciones para lograr los puntos. Una vuelta más de tuerca para atajar un problema que hiere la credibilidad del festival.