Carles Puigdemont - Reuters

Puigdemont desacredita la declaración de Urkullu y el lendakari le responde: «Dije la verdad»

«Tanto en principio como al final, mi actitud y mi actuación fue absolutamente honesta», dice el nacionalista

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carles Puigdemont ha ampliado su distanciamiento con Iñigo Urkullu al desacreditar su testimonio en el juicio del «procés». El lendakari, que actuó como intermediario en el conflicto para evitar la intervención de la Comunidad Autónoma, aseveró ante el Tribunal Supremo que el expresidente de la Generalitat se había comprometido a convocar elecciones para evitar el artículo 155 y que solo las «presiones» de la calle y de dirigentes de JxSí lo impidieron. «No fue así», ha respondido en RAC1 el soberanista, que ha asegurado que puso una serie de condiciones para evitar la declaración de independencia que finalmente no se cumplieron.

«Estoy convencido de que Urkullu, cuando explique la integridad de las conversaciones, sabrá al único acuerdo que yo estaba dispuesto a llegar era convocar elecciones si había garantías explícitas de que no se aplicaría el 155, si se retiraba la Policía enviada extraordinariamente a Cataluña para dar miedo, si se levantaba la intervención de las finanzas de la Generalitat y si se paraba la represión», ha asegurado Puigdemont, que ha enfriado las relaciones con el lendakari en un momento en el que se debate la posibilidad de que su partido reedite el acuerdo con el PNV para acudir en coalición a las elecciones europeas.

No se ha hecho esperar la respuesta del lendakari, que este martes se ha defendido de las críticas del catalán: «Dije la verdad, está documentada y la documentación podrá ser consultada cuando termine el proceso judicial», ha destacado ante los medios en Bilbao. En este sentido, el nacionalista ha declarado que su actuación se basó «en el empeño de prestar una ayuda ante el bloqueo de una situación a requerimiento del propio president».

«Tanto en principio como al final, mi actitud y mi actuación fue absolutamente honesta, sincera, de buena fe, transparente y leal para con las instituciones catalanes y para con todos los interlocutores con los que tuve ocasión de departir», ha sentenciado.