Alonso, ayer en Vitoria
Alonso, ayer en Vitoria - A.M.

El PP advierte de que el derecho a decidir conduce al «conflicto»

El proceso de reforma del Estatuto vasco entra este miércoles en su fase decisiva

Vitoria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tras un año de debates y reuniones, el proceso de reforma del Estatuto de Guernica entrará este miércoles en su fase decisiva. Los grupos del Parlamento vasco desvelarán sus cartas en una sesión en la que se sondeará el potencial del derecho a decidir. No existen dudas de cuál será la posición del PP vasco, cuyo presidente, Alfonso Alonso, anunció ayer que rechazará cualquier impulso a la autodeterminación, un «lío» que a su juicio pone en riesgo la estabilidad de la Comunidad Autónoma.

En una rueda de prensa celebrada este martes en Vitoria, el dirigente conservador hizo hincapié en la validez de un Estatuto de Guernica que no solo ha permitido a la sociedad vasca sobrevivir «en tiempos muy difíciles», sino que todavía «tiene mucho recorrido por delante». En este sentido, aseguró que dar pie al derecho a la autodeterminación solo puede conducir «al conflicto y el enfrentamiento», unos «fantasmas» que ya sobrevuelan en la actualidad Cataluña. De hecho, recordó que nunca antes los ciudadanos del País Vasco se habían mostrado tan satisfechos con la norma autonómica, cuyo respaldo ha crecido 23 puntos en los últimos cuatro años.

«Podemos estar contentos con el Estatuto que tenemos», aseveró el popular, que emplazó al resto de formaciones a no emprender un «viaje» que solo conduce «a un callejón sin salida». En cualquier caso, Alonso manifestó que cualquier reforma del Estatuto vasco ha de realizarse con «el máximo cuidado y el máximo consenso», circunstancias que, añadió, no se dan en este momento.

Relación con el Estado

El PP no presentará este miércoles ningún documento, algo que sí hará EH Bildu, que reclamará «el reconocimiento expreso del derecho a decidir» y medidas efectivas para materializarlo «sin límites prefijados». El texto de los soberanistas prevé «entablar una negociación en pie de igualdad con el Estado» con el fin de lograr «un acuerdo sobre el modelo de relación». Ninguna otra formación ha dado a conocer su propuesta, si bien el PSE aceptó la pasada legislatura el término «nación» siempre y cuando no se fundamentara en una «soberanía diferenciada».