Insultan, empujan y escupen a dirigentes del PP que protestaron en un recibimiento a una etarra en Bilbao

Un centenar de personas rindió homenaje a la exjefa de ETA Itziar Plaza, que acaba de abandonar la cárcel

BilbaoActualizado:

Dirigentes del PP vasco recibieron empujones, insultos e incluso escupitajos de radicales que la tarde de este jueves dieron la bienvenida con honores a la exjefa de ETA Itziar Plaza, a la que han concedido la libertad provisional.

En torno a un centenar de simpatizantes de la banda se aglutinó en el barrio de Irala de Bilbao para rendir homenaje a la exreclusa, que acaba de salir de la cárcel madrileña de Estremera. Plaza fue arrestada en el año 2009 acusada de ser la responsable de la «célula logística militar» de los terroristas, razón por la que fue condenada a penas de 12 años y 18 meses.

Los proetarras, que llevaron consigo a varios niños, recibieron a la exterrorista en un ambiente festivo endulzado con música y cohetes. También desplegaron también una pancarta en la que se podía leer «Ongi etorri, Itzi» (Bienvenida).

Varios dirigentes del PP vasco, entre ellos su secretaria general, Amaya Fernández; y su presidenta en Vizcaya, Raquel González, acudieron a la zona para protestar por el nuevo homenaje a miembros de ETA. A la llegada de la exjefa de ETA, los populares sacaron pancartas con el mensaje «No son héroes, son asesinos».

En ese momento, varios radicales se encararon con los dirigentes populares, a los que trataron de quitar las pancartas. También se produjo algún empujón, e incluso un individuo llegó a escupir a la presidenta del PP vizcaíno. Tras ellos, el resto de los presentes les profería insultos y gritaban por la libertad de los presos.

A pocos metros, un furgón y una patrulla de la Ertzaintza vigilaban la escena, si bien finalmente no fue necesaria su intervención.

Al término del acto, Fernández manifestó que su intención es la de «visibilizar una barbaridad, la que supone que una condenada que acaba de salir de prisión sea recibida en Bilbao como un referente moral».

«Estamos aquí para plantar cara a la desvergüenza que supone que se haya recibido con cohetes, música y pancartas a una persona que representa la historia más cruel del terrorismo —añadió—. Hay una inacción de las instituciones y por eso está aquí el PP vasco, porque esto lo que hace es intoxicar el corazón de las nuevas generaciones».