EFE

Decretan el ingreso en prisión de la mujer sospechosa de asesinar a su hija de nueve años en Bilbao

La arrestada se negó a prestar declaración el pasado sábado ante los agentes de la Ertzaintza

BilbaoActualizado:

El juez ha decretado el ingreso en prisión de la madre de la niña de nueve años a la que presuntamente mató en su domicilio de Bilbao antes de intentar suicidarse. La mujer, que se negó a responder a las preguntas de la Ertzaintza cuando fue instada a declarar el pasado sábado, permanece ingresada en el hospital de Basurto, al que llegó en estado de gravedad tras ser hallada inconsciente junto a su hija.

Los hechos tuvieron lugar la noche del miércoles, cuando la mayor de las hijas de la acusada, de 20 años, alertó a los servicios vascos de emergencia de que había encontrado inconscientes a su madre y su hermana pequeña en una cama de la vivienda que las tres compartían en la calle George Steer de Bilbao. Los sanitarios que se desplazaron a la zona lograron reanimar a la mujer pero no a la pequeña, que falleció minutos después.

Fuentes del Departamento de Seguridad informaron de que tanto la niña como la madre pudieron haber ingerido algún tipo de fármaco, posiblemente barbitúricos. Los investigadores barajaron por esta razón la hipótesis del homicidio, la cual se vio reforzada tras el hallazgo de una nota manuscrita realizada presuntamente por la propia sospechosa cuyo contenido no ha trascendido.

Los sanitarios consiguieron reanimar a la mujer, que se encontraba en estado de parada cardiorrespiratoria, antes de trasladarla en estado de gravedad al hospital de Basurto, donde se recupera favorablemente. Una vez detenida, la sospechosa se negó a declarar ante los agentes de la Ertzaintza, de forma que tuvo que ser el juez el que tomó declaración. Este decretó finalmente su ingreso en prisión, aunque por el momento la madre de la pequeña permanece ingresada.

«Tenía pocas ganas de vivir»

Los vecinos del barrio de Atxuri asumían la mañana de jueves la triste noticia. Algunos de ellos hicieron hincapié en el amor que profesaba la mujer hacia sus hijas y su nieta, por quienes nunca dejó de «luchar». «Siempre se ha desvivido por ellas», declaró a los medios de comunicación una mujer cuya hija iba al colegio con la pequeña fallecida. Según explicó, la madre arrastraba secuelas de un grave accidente de tráfico, y los medicamentos «no le hacían ningún efecto». De hecho, en ocasiones se la llegó a ver en silla de ruedas o caminando con dificultad.

«La vida a veces es muy dura y hay personas que lo llevan peor», lamentó la vecina, visiblemente afectada. Otra residente del barrio aseguró que la mujer, que se había separado años atrás, padecía «una depresión bastante seria y pocas ganas de vivir».