EFE

Comienza el juicio contra los tres menores acusados de asesinar a un matrimonio de ancianos en Bilbao

La Fiscalía pide penas de entre seis y diez años de internamiento para los acusados

BilbaoActualizado:

Tres adolescentes conmocionaron a los vecinos de Bilbao el pasado enero tras asesinar a un matrimonio de ancianos en el barrio de Otxarkoaga. Un juzgado de menores de la Villa ha iniciado este jueves el juicio contra los implicados, dos jóvenes de 14 años y otro de 16 —cuando ocurrieron los hechos— para los que piden penas que oscilan entre los seis y los diez años de internamiento.

En concreto, la Fiscalía pide los diez años de reclusión para el mayor de los acusados como instigador de los hechos. Sus compañeros, como autores materiales del doble crimen, se enfrentan a una pena de seis años en un centro cerrado. El juicio, que se celebrará a puerta cerrada, constará de cinco sesiones en las que declararán tanto los menores como testigos del suceso.

El Ministerio Público argumenta que el pasado 18 de enero, dos de los menores se colaron por una ventana en el piso del matrimonio de ancianos, de 87 años, con la intención de robar. Una vez dentro golpearon y atacaron con armas blancas a sus víctimas. La Ertzaintza detuvo en un primer momento a los menores de 14 años, pero días después se entregó el tercer implicado. El escrito de acusación considera que los tres son autores de los delitos de asesinato y del robo con fuerza en casa habitada.

Caso «Urren»

Esta semana también se decidió el futuro de uno de los menores implicados en la muerte del exfutbolista Ibon Urrengoetxea. Un joven de 16 años al que, según informó El Correo, el juez impuso seis años de internamiento en régimen cerrado y otros tres años de libertad vigilada.

El exfutbolista regresaba a su casa de Bilbao tras una celebración navideña cuando, en torno a las 4.20 horas, se encontró con dos adolescentes que, presuntamente, trataron de robarle. Tras un forcejeo, «Urren» recibió una patada que le hizo caer y golpearse en la cabeza con el suelo.

Junto al joven de 16 años había otro menor, que en el momento de los hechos tenía 13, de forma que es inimputable. Este último también estuvo presente como testigo en la vista oral del caso, que también se celebró a puerta cerrada.