El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso
El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso - EFE

Alonso teme que el plan del PNV dinamite la estabilidad vasca

La postura de los nacionalistas sobre el autogobierno genera «dudas» en el PP

BilbaoActualizado:

El PP vasco observa con cierta preocupación los últimos movimientos del PNV, partido que ha despertado «dudas» por su postura sobre el derecho a decidir. La estabilidad de la Comunidad Autónoma vuelve a estar en juego, aseveran los populares, que a pesar de todo dicen mantener una actitud «prudente». En estos términos se expresó ayer su presidente, Alfonso Alonso, quien volvió a advertir al grupo nacionalista de los riesgos que entraña el hecho de hacer «saltar por los aires» la calma institucional de la que goza el territorio.

«Valoraremos cuando haya hechos», concluyó el conservador, que a pesar de todo admitió que el «inviable» planteamiento del PNV sobre autogobierno incomoda a su partido. Sobre todo, porque provoca que saquen al País Vasco «al lado de Cataluña en los titulares de los periódicos», lo cual interpretó como una señal del «camino negativo» al que se asoma el territorio. Por ello, reclamó al partido de Andoni Ortúzar que no se eche «en brazos de Bildu» y «discurra por la senda de la estabilidad».

Lo importante ahora, añadió, es descubrir si el PNV está dispuesto a «cruzar la línea» y a hacer «saltar por los aires» esa solidez política de la que presume el Parlamento autonómico. Una cualidad que, en cualquier caso, no es la primera que está en riesgo: «Parece que el nacionalismo viene a ser como una droga para algunos, y cuando deciden subirla hace mucho daño al organismo», consideró el líder del PP vasco, que subrayó que ese otro escenario que se esconde tras la autodeterminación solo conduce a la «división social».

Los «enemigos» del Cupo

A juicio de Alonso, el mejor argumento contra la autodeterminación se encuentra, precisamente, en los logros políticos que alcanzó el PNV el pasado ejercicio gracias a su disposición al acuerdo y la negociación. Por encima de cualquier otro pacto prima el que se gestó en torno al Cupo, herramienta que ha reforzado el autogobierno del País Vasco pero que puede «estar en riesgo» ante el surgimiento de «enemigos».

«Nosotros estamos de acuerdo en defender el sistema de Concierto y el PNV también, pero otro no -afirmó-. Podemos avanzar en lo que es común, que además es compartido por la gran mayoría de la sociedad vasca». En este sentido, insistió en que, desde esa visión «y desde las cosas que pueden estar en riesgo» a causa de la búsqueda del nuevo estatus político, «merece la pena mantener la estabilidad».